:::: MENU ::::
  • 23.4.18
El santaellano Ángel Rivilla Toro, residente desde hace años en Sevilla, ha sido el último merecedor del reconocimiento que anualmente otorga la Hermandad de María Santísima de la Soledad. El galardón "Ausente del Año", instaurado en el año 2004, homenajea a aquellos vecinos de la localidad que, pese a no residir en ella, continúan realizando alguna labor en pro del municipio.



En concreto, el comité para la elección del "Ausente del Año" –formado por un representante del Ayuntamiento, así como de la Hermandad de Hijos Ausentes de la Virgen del Valle y de la Hermandad de la Soledad– designó a Ángel Rivilla como merecedor de esta distinción por su labor en pro de la localidad y, especialmente, de su Semana Santa.

Ángel Rivilla Toro ha sido capataz del paso de la Santa Mujer Verónica durante casi 30 años, capataz de la Boriquita, y pregonero de la Hermandad de la Soledad. Asimismo destaca su colaboración con la Parroquia de la Asunción en diferentes cultos y actos; junto con su labor como tesorero de la Hermandad de Hijos Ausentes de la Virgen del Valle, de la que fue miembro en la década de los ochenta.



"La Hermandad quiere, a través de esta distinción, reconocer a aquellos vecinos ausentes que siguen ofreciendo sus conocimientos y amor por Santaella", explican desde la Hermandad de la Soledad sobre este reconocimiento que cumple 14 años de historia.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍAS: CRISTÓBAL RÍOS / JOSÉ CRUZ

DEPORTES - SANTAELLA DIGITAL

FIRMAS
Santaella Digital te escucha Escríbenos