:::: MENU ::::
  • 8.9.19
La Guardia Civil ha detenido en Baena a un vecino de la localidad, conocido por sus antecedentes policiales por tráfico de drogas, como supuesto autor de un delito contra la Salud Pública tras darse a la fuga con su vehículo por el casco urbano de la localidad con 111 dosis de cocaína ocultas en el interior del turismo.



El operativo, desarrollado en el marco de los servicios establecidos por la Guardia Civil en aplicación a los Planes Nacionales de Seguridad llevados a efecto en la provincia, se produjo cuando, durante un servicio de Seguridad Ciudadana establecido en el casco urbano de Baena, los agentes observaron como, a plena luz del día, el detenido se introdujo de forma apresurada en el interior de un vehículo al detectar la presencia de la patrulla. En ese momento, y tras ocultar algún tipo de objeto en el interior de su turismo, el detenido inició una fuga.

Tras interceptar el vehículo e identificar a su ocupante, que resultó ser un vecino de la localidad conocido por sus antecedentes policiales por tráfico de drogas, los agentes comprobaron que esta persona presentaba una actitud nerviosa, por lo que se procedió al registro superficial del vehículo.

Fruto de dicho registro, en la zona donde previamente la patrulla había observado que ocultaba algo, los agentes localizaron una bolsa conteniendo una sustancia blanquecina que, tras ser sometida al test reactivo de drogas, dio positivo en cocaína, por lo que se procedió a la inmediata detención del ocupante del vehículo y a la intervención de las 111 dosis de cocaína que portaba.

En los últimos dos meses, los agentes de la Guardia Civil han detenido en la localidad de Baena a tres personas por tráfico de drogas, ha intervenido más de 100 gramos de cocaína y ha denunciado a 66 personas por tenencia de droga en la vía pública.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 8.9.19
En este año de 2019 se cumple el Bicentenario del Museo del Prado, de modo que quienes por estas fechas se encuentren en Madrid y sean amantes de la historia pueden recibir una grata sorpresa si se acercan a esta gran pinacoteca (para mí la mejor del Europa junto con el Louvre parisino).



La razón no es solo que haya una exposición antológica de tres grandes pintores: Velázquez, Rembrandt y Vermeer, sino que también se ha habilitado una sala para exponer el cuadro Los comuneros Padilla, Bravo y Maldonado en el patíbulo que Antonio Gisbert pintó en 1860 y que se encuentra instalado en una de las salas del Congreso de los Diputados.

Contemplar este espléndido cuadro, que ocupa uno de los laterales de la sala en la que ahora está expuesto, junto con el Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga, también del mismo autor, y que se muestra en la pared opuesta, es asistir a una verdadera muestra de arte pictórico de dos momentos claves de la historia de España.

Sobre ambas obras quisiera hablar, comenzando por la que cronológicamente es la primera, dado que una se refiere a los hechos acaecidos en 1521 y la segunda a los fusilamientos en la playa de Málaga de 1831, por lo que algo más de tres siglos separan a estos hechos históricos.

Acerca de su autor, el pintor Antonio Gisbert, quisiera apuntar que nació en Alcoy en el año 1834 y falleció en París en 1901. Contando con solo 26 años, presenta el lienzo de Los comuneros a la convocatoria que se lleva a cabo anualmente de la Exposición Nacional de Bellas Artes de España de 1860, recibiendo la primera medalla de esta convocatoria. Tras este reconocimiento, y como he indicado, el cuadro lo adquirió el Congreso, lugar en el que se encuentra de modo habitual.

El enorme éxito de la obra y el prestigio alcanzado por su autor dieron lugar a que posteriormente, con solo 34 años, fuera nombrado director del Museo del Prado, cargo que ocupó entre 1868 y 1873.

Las ideas político-sociales de Gisbert se inscriben dentro del liberalismo, que en el siglo XIX se contraponían a las conservadoras dominantes, por lo que no es de extrañar que en sus cuadros de corte histórico aparezcan personajes defensores a ultranza de la libertad individual, tal como sucede en el cuadro que ahora comentamos o en el que, como veremos en la siguiente entrega, el que realizó acerca del general José María de Torrijos, también de ideas liberales.

En el primero de los lienzos, el pintor alcoyano plasma la sublevación de los comuneros de Castilla contra las directrices de Carlos I, rebelión que comenzó en 1520 y acabó dos años después, hecho de gran significado, puesto que hay historiadores que la consideran como la primera ‘revolución’ o sublevación popular que se produce en Europa en los inicios de la Edad Moderna.

Recordemos que el 23 de abril de 1521 fueron decapitados Juan de Padilla, Juan Bravo y Francisco Maldonado en la Plaza Mayor de la villa vallisoletana Villalar, pequeña localidad que en la actualidad recibe la denominación de Villalar de los Comuneros, en recuerdo al levantamiento que se produjo en algunas comunidades de la Corona de Castilla en contra de Carlos I, el rey que habiendo nacido en el año 1500, en Gante (Bélgica), llega a las Cortes de Valladolid en 1518, sin saber apenas nada de la lengua castellana y trayendo consigo un amplio número de nobles y de clérigos flamencos como su propia Corte.



Lógicamente, el recelo mostrado por las élites castellanas ante la posible pérdida de poder se extiende posteriormente a otras capas sociales que sienten las fuertes presiones fiscales, especialmente cuando el nuevo monarca pretende trasladarse a Alemania para ser coronado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

A esa pérdida de poder de los sectores señoriales se le empieza a sumar el descontento de las clases populares al saber las cargas de impuestos que se les imponen; más aún, las que residen en la parte central de la Corona de Castilla, ya que son las que han sufrido una crisis económica por las largas sequías de años anteriores.

Para comprender la relevancia de esta rebelión, hemos de tener en cuenta que por entonces la Península Ibérica estaba conformada por los reinos de Portugal y Navarra junto a la corona de Aragón (configurada por el Aragón actual, Cataluña, Valencia y las Islas Baleares) y la corona de la propia Castilla.

Entre las ciudades que se rebelan se encuentran Valladolid, Segovia, Madrid, Palencia, Salamanca, Toledo, Plasencia… todas en la Meseta o parte central del Reino. No lo hacen las del norte y las del sur de la península, si exceptuamos a Murcia y otras divididas en los dos bandos, como lo fueron Jaén, Úbeda y Cádiz, en Andalucía. Entre los años 1520 y 1522 se mantuvo la sublevación, pero la derrota de los comuneros en Villalar fue un golpe definitivo para este levantamiento.

Una vez expuestos sucintamente los hechos históricos, y que explican el significado del cuadro, conviene analizar artísticamente la obra presentada, por lo que daré unos breves apuntes de la composición. No cabe la menor duda de que el protagonismo de la escena se lo lleva la figura de Juan de Padilla, ubicada en el centro del cuadro, de modo que con gesto majestuoso, concentrado y sereno, parece meditar sobre la muerte que le es inminente.

Su serenidad se manifiesta en la frase que previamente le había dirigido a Juan Bravo, el primero en ser decapitado: “Señor Juan Bravo, ayer fue día de pelear como caballeros, hoy lo es de morir como cristianos” (frase que he extraído del libro Una pintura para una nación de Javier Barón, jefe del Departamento de Pintura del siglo XIX, del Museo del Prado).

Y es que el significado de la religión, tanto para los vencedores como para los vencidos, era fundamental en el momento de la muerte. De ahí que en el cuadro aparezcan tres miembros de la orden de los dominicos que han acompañado a cada uno de los que van a ser ajusticiados. El más destacado es el que le habla a Juan de Padilla, ya que aparece mostrando sus brazos hacia lo alto, como indicándole que no es lo mismo el juicio y la sentencia de los humanos que el juicio de Dios al que se verá expuesto una vez fallecido.

Conviene señalar que por entonces las ejecuciones era públicas, especialmente cuando estaban relacionadas con la alta traición al reino, que es la condena que recibieron los tres cabecillas de los comuneros derrotados en Villalar.

Comprobamos, por la estructura de la composición que Juan Bravo ya había sido decapitado, de modo que el verdugo, ubicado en un lateral de la escena, muestra con su mano izquierda la cabeza del ejecutado, al tiempo que con la derecha porta el hacha con el que la ha seccionado. A su lado, se encuentra el ayudante que corta las cuerdas que ataban al condenado, para dar paso a la ejecución de Juan de Padilla.

En el cuadro, Antonio Gisbert intenta no sobrecargar la escena con excesiva morbosidad, evitando, por un lado, la acumulación de sangre, al tiempo que aleja al pueblo apiñado alrededor del cadalso, siendo apenas perceptible para quien contempla el lienzo, puesto que las cabezas de los aldeanos se muestran un tanto difuminadas.

El valor histórico del cuadro se refuerza el cuidado que el pintor tuvo a la hora de documentarse en la vestimenta de todos los personajes, así como del entorno urbano, puesto que refleja fielmente la espadaña de la iglesia de Villalar con las dos campañas que actualmente posee.

Finalmente, quisiera apuntar que durante largo tiempo las figuras de los comuneros de Castilla fueron denostadas por los sectores más conservadores de nuestro país, puesto que ensalzaban la del monarca Carlos I. Sin embargo, a partir del siglo pasado empieza a ser valoradas por distintos historiadores, de modo que dan razón al levantamiento de los comuneros, llegando, de este modo, a que con la entrada en la democracia se instituyera el 23 de abril como el día de la Comunidad de Castilla y León, como reconocimiento a la gesta de quienes defendieron con sus vidas los derechos del pueblo.

AURELIANO SÁINZ
  • 8.9.19
Los trabajadores del 061 y de Salud Responde se integrarán funcional y orgánicamente en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), según avanzó en comisión parlamentaria el consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, con el objetivo de mejorar la asistencia al ciudadano y lograr una coordinación más eficaz de las urgencias en la comunidad. Así, la atención telefónica de ambos servicios dejará de ser de "gestión privada" y se incorporará "a la mayor brevedad posible" como un servicio propio del SAS.



La Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) dependía hasta el momento de la Consejería de Salud. La integración de su personal en el SAS se hará de forma gradual, dependiendo de la situación y vinculación del trabajador. En paralelo, se estudiará la situación de los expedientes de contratación en vigor de este servicio, con las mayores garantías de seguridad jurídica del personal afectado. Todo este proceso, se llevará a cabo previas negociaciones con los representantes laborales.

Esta decisión da cumplimiento a una Proposición no de Ley aprobada por el Pleno del Parlamento de Andalucía en 2015, pese a que ésta preveía que la gestión del servicio telefónico de emergencias sanitarias 061 fuera prestado directamente por la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES). "Nosotros iremos más allá y lo que llevaremos a cabo será la incorporación del servicio al SAS: es decir, lo que hoy se encuentra externalizado, gestión privada, serán gestionado como servicio público", indicó Aguirre.

Asimismo, Aguirre señaló que se está trabajando en un proyecto de modernización del 061, "que constituye una pieza esencial en la atención de las emergencias, para su integración a nivel europeo", según destacó el consejero de Salud y Familias.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 8.9.19
La Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja-Córdoba) ha informado de que la cosecha de aceituna potencialmente verdeable se estima inferior que la campaña anterior, así como a las de las últimas campañas analizadas, en la provincia como consecuencia de la "gran sequía" que se viene registrando durante los últimos meses. Una situación, ha apuntado, que podría obligar a dejar destinar gran parte de estos frutos a la producción de aceite.



En comparación con la campaña pasada, el inicio de la recolección se adelantará algo con respecto a años anteriores, comenzado a mediados de septiembre para la manzanilla y a finales de mes para la hojiblanca, debido principalmente a la escasez de fruto en algunas zonas por la sequía, hecho que ha favorecido que madure antes la aceituna.

Otro motivo por el cual se adelantará la recolección en estas comarcas, según Asaja, es porque los olivareros suelen verdear cada año las mismas parcelas, zonas de riego o zonas más frescas y con plantaciones más jóvenes en las que interesa agronómica y económicamente verdear la aceituna en lugar de dejarla para aceite y de esa forma conseguir, en la medida de lo posible, que el olivo joven no sufra durante más tiempo el estrés hídrico. En ellas, se prevé una producción de verdeo inferior a la campaña anterior.

En este sentido, la organización agraria ha apuntado que, en lo que se refiere a la Vega del Guadalquivir, la mayoría de las plantaciones son de manzanilla y cuentan con riego, por lo que el descenso en la cosecha en estas zonas no se prevé tan acusado como en otras.

"Aunque aún es pronto para concretar datos de producción, estimamos que será inferior a la media en algunas variedades y quizás un descenso algo más acusado en otras con respecto a la media del período 2014-2018 que se sitúa en 580,33 mil toneladas a nivel nacional", ha indicado Asaja Córdoba que, asimismo, las dos últimas campañas, "muy positivas", han marcado en gran medida la producción de esta campaña.

En concreto, en la pasada cosecha, la producción de aceituna de verdeo se situó por encima de la media de producción de las últimas cinco campañas gracias al "excelente" año registrado en lo que a meteorología se refiere, "en el que el efecto de la vecería no se apreció en demasía, a excepción de algunas zonas concretas". "Como todos los años, también hemos sufrido daños por fenómenos climatológicos aislados como las tormentas que hubo hace escasa una semana en alguna parte de la campiña y sobre todo Vega del Guadalquivir, en la que los granizos caídos hicieron daño al fruto y que por tanto deja de ser verdeable", ha recordado Asaja.

En cuanto al tamaño de los frutos, la organización agraria ha explicado que en la mayoría de las variedades se observa un calibre medio, y a excepción de que ocurra algún inesperado efecto adverso, podrán verdearse la mayoría de las parcelas.

Finalmente, en relación con las salidas al mercado, y pendientes de ver como evolucionan las cosechas de los países productores del arco mediterráneo, sigue produciéndose una consolidación de buen comportamiento situándose el mercado interior en la misma línea de la campaña anterior, mientras que en las exportaciones se prevé continuar con la tendencia positiva, con un 10,6 por ciento más de salidas, exceptuando la variedad cacereña.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 7.9.19
Un total de 8.061 estudiantes procedentes en su mayoría de Bachillerato y Formación Profesional de Grado Superior (FPGS) se examinan desde el martes, 10 de septiembre, de la Prueba de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (PEvAU) en su convocatoria extraordinaria de septiembre, que se desarrollará en Andalucía los días 10, 11 y 12 de este mes.



Las pruebas se realizarán de forma simultánea en toda la comunidad autónoma y presentan, como ya ocurriera con los exámenes de junio, dos novedades destacadas en relación a pruebas anteriores. La primera es relativa al horario, ya que las pruebas comenzarán a las 8.30 horas todas las jornadas, media hora más temprano que en las convocatorias precedentes, aunque el alumno ya deberá estar presente en su centro de referencia a las 8.00 horas para la citación.

Además, se introduce una variación en relación a los descansos, los dos que hay previstos para cada uno de los días, que pasan a durar una hora completa (el primero de 10.00 a 11.00 horas y el segundo de 12.30 a 13.30 horas).

La segunda novedad más destacada es que se introduce por primera vez la posibilidad de examinarse de una segunda lengua extranjera, de entre las sometidas a examen para subir la nota de admisión, siempre que esta lengua sea diferente de la lengua vehicular (aquella en la que se imparten mayormente los estudios) y de la lengua de acceso (la que figura con mayor carga lectiva distinta a la vehicular).

El examen constará de una fase de Acceso, donde se evalúan destrezas básicas y con la que se puede alcanzar hasta un máximo de 10 puntos; y de una fase de Admisión, que tiene carácter optativo y en la que se ofrece la posibilidad de subir nota. En esta última se miden conocimientos en disciplinas concretas relacionadas con los estudios deseados y puede aportar hasta 4 puntos adicionales a la anterior, por lo que el alumnado puede conseguir hasta un máximo de 14 puntos.

Los estudiantes que se presenten por primera vez a la prueba de evaluación y que procedan de Bachillerato y otras vías, tienen que realizar obligatoriamente la fase de Acceso de la PEvAU, a excepción de quienes ya posean otros requisitos de acceso, como los de Formación Profesional de Grado Superior, entre otros.

Asimismo, en este caso, los estudiantes, si además quieren subir nota para obtener plaza en la universidad, deberán realizar también la fase de Admisión, al igual que hacen los de Bachillerato, con el fin de obtener los 4 puntos adicionales y sumarlos a la media de su expediente académico.

Fases de las pruebas

Durante la primera jornada del martes día 10, los estudiantes que se presenten a la fase de Acceso se enfrentarán a tres exámenes comunes. El primero será el relacionado con la Lengua Castellana y Literatura II; posteriormente los estudiantes demostrarán sus conocimientos en Lengua Extrajera (alemán, francés, inglés, italiano y portugués), finalizando la jornada con un último examen sobre Historia de España.

Esta primera fase se completará con un cuarto examen sobre una materia de modalidad de segundo de Bachillerato, que será elegida entre las siguientes: Fundamentos del Arte II, Matemáticas II, Matemáticas aplicadas a las Ciencias Sociales II y Latín II.

Para superar la fase de Acceso la calificación debe ser igual o superior a 4 puntos, mientras que para superar la PEvAU y poder entrar en la universidad se debe obtener una puntuación igual o superior a 5 puntos, como resultado de multiplicar la nota de la Fase de Acceso por 0.4 y sumarle la media del expediente académico multiplicada por 0.6. De esta forma, los alumnos obtendrán una nota de admisión que variará entre los 5 y los 10 puntos.

No obstante, si un estudiante desea subir esta nota podrá examinarse de la llamada fase de Admisión y durante los dos días siguientes se podrá presentar hasta a un máximo de 4 materias de modalidad que se ofertan en segundo de Bachillerato y que deben ser distintas a la elegida en la fase de Acceso. Pero no todas estas materias contarán por igual a la hora de calcular la nota final. El peso de las mismas dependerá de la vinculación y complementariedad que tengan con los estudios de grado a los que se quiera acceder.

Además, si el alumno obtiene un 5 o más en la asignatura troncal de modalidad que ha elegido para completar la fase de Acceso (Fundamentos del Arte II, Latín II, Matemáticas II o Matemáticas aplicadas a las Ciencias Sociales II), esta nota también le computará de forma automática para la fase de Admisión.

Posteriormente, cuando al alumnado que se ha examinado solicite plaza en los distintos grados, el sistema de preinscripción elegirá automáticamente los resultados de las dos asignaturas que favorezcan más al alumno.

Distribución del alumnado y asignaturas

De los 8.061 estudiantes que se examinarán en la prueba extraordinaria de septiembre, un total de 4.124 alumnos se presentarán a ambas fases, de Acceso y de Admisión; mientras que 1.225 lo harán sólo a la primera fase (de Acceso) y 2.702 se examinarán exclusivamente de la segunda (de Admisión).

Por otro lado, las materias no troncales comunes más demandadas y de las que se examinará un mayor número de estudiantes andaluces son Matemáticas II (2.637), Química (2.586), Matemáticas Aplicadas a las Ciencias Sociales II (2.586), Biología (2.110), Economía de la Empresa (1.358), Latín II (668), Física (589), Geografía (580), Historia de la Filosofía (572) e Historia del Arte (308).

Asimismo, se han registrado 71 alumnos con incompatibilidades para examinarse, ya que han elegido materias que coinciden en el horario previsto por la Comisión Coordinadora Interuniversitaria de Andalucía. En estos casos, se establece un calendario alternativo para resolver estas situaciones registradas en toda la comunidad.

Teniendo en cuenta la universidad, la Hispalense es la que más alumnos aporta, con 1.971; seguida por la Universidad de Málaga (1.311), Granada (1.257), Cádiz (1.098), Córdoba (749), Jaén (543), Almería (476), Huelva (389) y la Pablo de Olavide (267).

Resultados y preinscripción

Los resultados de la prueba de Selectividad serán dados a conocer por cada universidad a partir del 18 de septiembre, a partir de las doce del mediodía, en el horario que cada una determine. El plazo de preinscripción será desde el día 19 al 23 de septiembre.

La publicación de la primera adjudicación de plazas tendrá lugar el 26 de septiembre. En esta fecha comenzará, además, el plazo de matrícula o reserva, que se extenderá hasta el 28 de septiembre, plazo que computará para la presentación telemática.

La segunda y última adjudicación de plazas tendrá lugar a partir del 2 de octubre y hasta el 3 de octubre estará abierto el plazo para la matriculación o confirmación en lista de espera como para la presentación de alegaciones o reclamaciones.

Al igual que en años anteriores, la preinscripción de acceso a la universidad se realizará únicamente por vía telemática en la web de Distrito Único Andaluz –DUA-, de forma que los alumnos no tengan que presentar documentación alguna en sus universidades.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL 


  • 7.9.19
¿Quemar un bosque o una selva y a miles de especies no está castigado? ¿No vale nada la vida de los animales grandes y microscópicos? ¿Las plantas no tienen derecho a existir? Decía mi chico el otro día, viendo uno de esos maravillosos documentales que hay de nuestro hermoso planeta: "Ojalá hubieran ganado ellos; ojalá los que hubiésemos desaparecido hubiéramos sido nosotros".



Ellos son la gran diversidad y riqueza de vida que hay sobre este planeta azul y la sinrazón de la gente y la ambición rastrera se los están cargando. Si los humanos no andáramos por aquí, no pasaría nada. No somos nada. Ni en la pirámide alimenticia, ni como aporte a la vida.

Si imagino un mundo sin personas, veo un ecosistema perfectamente regulado, donde los animales se podrían reproducir, y alimentarse unos de otros para llegar al equilibrio. Donde las plantas se comerían las carreteras y los linces podrían correr por Doñana sin que un coche los atropellase o sin que algún malnacido hiciese tiro al blanco con ellos.

Nosotros, no. Nosotros estamos podridos de ambición, de cortoplacismo, de atesorar un dinero que no vale nada después de este mundo, y que en éste solo tiene el valor que le queramos dar. Los billetes no dejan de ser papeles. Un día decidimos confiar en que ese papelito morado, azul, rojo o de cualquier color te permitía comprar cosas. Pero esa capacidad se ha desvirtuado queriendo algunos seres (¿humanos?) poseer cuentas llenas de ceros y papelitos de colores.

Me encantaría gritarles: "Imbécil, te vas a morir y, cuando la enfermedad te busque, todo eso que robas a los demás no te va a servir para nada". Quemar para recalificar terrenos, especular con ellos y obtener comisiones ilegales, creando un círculo de corrupción perfecto... De eso sabemos en España.

Quemar selva para que uno o dos humanos tengan cientos o miles de metros cuadrados para ellos solos. Que desaparezca todo aquello que tiene tanto derecho a la vida como nosotros. Se pierde para siempre singularidad, belleza, aire puro, diversidad, colores, hogares, libertad, bien común y se condena a los que tienen que venir al infierno del calor. A las generaciones futuras se les roba el espacio y el oxígeno sin que haya castigo. Y, lo que es peor, sin posibilidad de volver a tener algo que por derecho natural es suyo: la naturaleza.

Cuando veo lo que está pasando, me encantaría que existiera el infierno y que allí fueran los que encienden la mecha y los que tienen las manos sucias porque les pagan. Que sintieran en su piel lo que sufren los animalitos que han sido incinerados vivos en la Amazonia; que se ahogaran con el humo, como les está pasando a esos bonitos pájaros multicolores que planeaban libres sobre miles de árboles, que crecían verdes y fuertes hacia un cielo limpio, exhalando oxígeno para todos los que vivimos en este planeta podamos respirar.

Si existiera el infierno de fuego y ellos conocieran de su existencia, quizás su ambición y su egoísmo supino desaparecerían. Y por fin respetarían a todos los que creen inferiores, a todos los seres vivos, a sus propios hijos y descendientes. Y quizás se darían cuenta de que todos somos simples viajeros temporales que pronto se convertirán en polvo.

MARÍA JESÚS SÁNCHEZ
  • 7.9.19
La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible muestra su compromiso con la defensa del medio ambiente andaluz y la lucha contra el fuego en zonas forestales a través del incremento de la plantilla del dispositivo Infoca durante el periodo de alto riesgo de incendios, que se extiende de junio a octubre, con respecto al año anterior.



Concretamente, desde el día 1 de junio hasta finales de agosto de 2019, el actual Gobierno andaluz ha realizado 653 contrataciones temporales de diversas categorías profesionales, mientras que las personas incorporadas bajo el mismo régimen desde principios de junio a mediados de octubre de 2018 ascendían a 552. Se trata, por tanto, de un crecimiento de un centenar de profesionales en un periodo inferior (50 días menos).

Carmen Crespo ha apuntado que esta actuación es "una muestra clara" de la apuesta de la Junta de Andalucía por el Plan de Emergencias contra Incendios Forestales de Andalucía, cuyo éxito radica en la coordinación de las administraciones públicas y en "el incalculable capital humano" del dispositivo.

En concreto, los más de 650 puestos ofertados dentro del Plan de Emergencias contra incendios forestales de Andalucía en lo que va de verano se corresponden, entre otras categorías, con bomberos forestales y conductores de vehículo contra incendio.

De este volumen total, cerca de 200 puestos se han gestionado a través de procesos concursados del Servicio Andaluz de Empleo al no contar con candidatos que cumplieran los requisitos en la bolsa del Infoca, que, como ha lamentado la consejera, "no es suficiente" porque el Gobierno autonómico está trabajando actualmente con la de 2016 tras dos años sin convocarse oferta pública de empleo por parte de la Consejería para poder incluir nuevos candidatos en esta bolsa.

Apuesta del Gobierno andaluz

Por el contrario, como ha apuntado Crespo, "la apuesta de la actual Junta de Andalucía por el Infoca queda patente también en la reciente convocatoria de una Oferta de Empleo Público para este importante dispositivo" para cubrir las bajas producidas en 2016 y 2017 al amparo de la tasa de reposición establecida legalmente para servicios que desarrollan labores de emergencia.

Una vez finalizada la convocatoria y adjudicadas las 120 plazas disponibles, se prevé la constitución de una nueva bolsa de empleo integrada por las personas que hayan alcanzado la puntuación mínima en el concurso de méritos de este proceso selectivo pero no hayan obtenido una plaza de personal fijo.

Asimismo, la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha apuntado además que la presente campaña de alto riesgo de incendios cuenta desde su inicio con "más medios humanos y materiales, así como con un mayor presupuesto del se asignó al Infoca en 2018".

La consejera ha valorado la "importante labor" que desarrollan todos los integrantes de un dispositivo que realiza "la imprescindible tarea de prevenir y luchar contra los incendios forestales", un trabajo que les ocupa durante todos los meses del año, pero cuyo peligro se multiplica en verano. Al respecto, Crespo ha recordado que "aún nos encontramos en período de alto riesgo de incendios y, por tanto, es de vital importancia contar con la colaboración de todos para evitar que el fuego dañe el patrimonio natural de nuestra comunidad autónoma".

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL 
  • 7.9.19
El programa Club Patrimonio, referente en la promoción del patrimonio cultural de la provincia de Córdoba impulsado por el Instituto Provincial de Desarrollo Económico (Iprodeco), abre hoy el plazo de inscripción para participar en alguna de las visitas previstas para conocer el legado cultural de 56 municipios que actualmente lo integran, que se desarrollará durante los próximos dos meses.



Este proyecto, dirigido a la promoción y difusión del patrimonio cultural y sus valores, creando conciencia y contribuyendo a generar la necesidad de consumo cultural entre la sociedad como un instrumento generador de riqueza directamente, contará con casi una quincena de propuesta a lo largo de los meses de septiembre y octubre en las que se difundirá legado histórico-cultural de la provincia de Córdoba.

En el mes de septiembre las visitas serán a Montemayor (14 de septiembre), Moriles (15 de septiembre), Iznájar 821 de septiembre), Benamejí (22 de Septiembre), y Priego de Córdoba y Santaella (los días 28 y 29 de septiembre, respectivamente).

Por su parte, el programa visitará Fernán Núñez y Palma del Río el primer fin de semana de octubre; Castro del Río y Luque los días 12 y 13 de octubre; Cardeña (19 de octubre), Fuente Ovejuna (20 de octubre); y Almedinilla y Aguilar de la Frontera (26 y 27 de octubre) para cerrar el mes. .

En 2015, el Club Patrimonio contaba con 47 ayuntamientos adheridos y, a final de ese año, se incorporó Villa del Río. En 2016, se sumaron Fuente Tójar y Espejo y, en 2018, lo hicieron Castil de Campos, Cardeña, El Guijo, Nueva Carteya, Pedroche y Torrecampo.

Anualmente se publican cuatro programaciones bimensuales del Club Patrimonio Cultural, dos en primavera y dos en otoño; paralelamente, se celebran otras dos programaciones bimensuales del Club Patrimonio Natural. Las actividades se realizan en fines de semana y días festivos y se hacen coincidir con eventos locales o festividades populares.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
  • 6.9.19
El delegado de Empleo de la Diputación de Córdoba, Miguel Ruz, mantuvo esta semana un encuentro en el Palacio de la Merced, sede de la institución provincial con las 50 personas que han sido seleccionadas en el marco del Programa Elmer, una convocatoria de ayudas para estancias profesionales en países de la Unión Europea para mejorar sus posibilidades de inserción laboral.



"El objetivo de esta jornada es preparar el camino antes de partir, para que la experiencia sea lo más provechosa posible. También pretende ser un foro que nos permita conocernos e intercambiar experiencias y consultar dudas", explicó Ruz, quien destacó que la Diputación de Córdoba viene apostando desde hace varios años por este programa que ha permitido a más de 400 jóvenes realizar prácticas en países de Europa.

En esta edición se invierten un total de 225.000 euros. Los beneficiarios son personas desempleadas, empadronadas en la provincia de Córdoba, mayores de 18 años, en posesión como mínimo del título de Bachiller y/o formación profesional de Grado Medio.

Los participantes de este proyecto conseguirán, gracias a esta experiencia, la adquisición de competencias lingüísticas, mayor cualificación profesional que incremente sus posibilidades de inserción laboral y una formación intercultural. Asimismo, “se persigue potenciar su espíritu emprendedor y la adquisición de competencias transversales, tales como la capacidad de adaptación o las habilidades sociales”.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 6.9.19
Nadie elige dónde nacer, aunque no podemos decir que no hayamos intentado descifrar estos códigos a lo largo de la historia. Y es que es sabido por todos que son muchos los grandes científicos que han intentado descifrar el porqué de nacer en un lugar u otro. Además, son muchas las disciplinas científicas y no científicas que intentan dar respuesta a estas preguntas, sin haber alcanzado, de momento, ninguna conclusión firme y contundente que sostenga que nacemos en tal o cual lugar porque es lo que nosotros elegimos. Incluso me atrevo a decir que muchos de nosotros nos hemos preguntado alguna vez por qué nacimos donde nacimos. Lo cierto es que aún quedan muchos enigmas que se escapan a nuestras privilegiadas mentes.



Sea como fuere, el lugar en el que nacemos es ese maravilloso microespacio en el universo en el que nos construimos como personas y como seres. Sin lugar a dudas, por esa dependencia de los otros con la que nacemos, somos seres sociales por naturaleza, y aprendemos de y a través de esas relaciones que vamos ejerciendo a lo largo de nuestras vidas.

El municipio, la sociedad y el núcleo familiar en el que nacemos son portadores de una historia, que es rica en conocimiento y en costumbres y constituye un soporte importante para el desarrollo de la persona, involucrándola de lleno en ese acontecer cotidiano y en un aprendizaje evolutivo que le lleva a poder tener herramientas para convivir en la sociedad a la que se pertenenece.

La familia es el soporte vital de aprendizaje del individuo desde el momento en que es concebido, de ahí la importancia del grupo familiar y de sus aportes a la construcción de los sujetos. Se trata de una transmisión sin precedentes desde los primeros meses de vida y, debido a esa dependencia con la que nacemos los seres humanos, estamos en permanente interacción con la retroalimentación de conocimiento que nuestro grupo familiar nos va transmitiendo gracias el vínculo que nos une.

El municipio, su cultura y los grupos que se mueven dentro del mismo son otra parte importante en la construcción de nuestro yo, así como de nuestro yo social. Por eso, la importancia de territorializar las acciones y políticas públicas resulta fundamental.

El municipio es, en definitiva, el microespacio donde el ser humano se forja como ser individual y social, donde realmente se pueden producir los cambios. Estamos siempre reclamando leyes para todo aquello que no nos gusta o que se sale de lo que históricamente está bien visto y aceptado. Sin embargo, son pocas las veces que buscamos el cambio desde la interactuación y el vínculo, llegando en muchas de las ocasiones a ignorar por completo que no existe cambio que sea firme y prolongado en el tiempo si no existe una necesidad social que lo impulse.

El valor más grande que hasta ahora existió es el de la familia, ocultando tras estas instituciones familiares grandes secretos que han transcendido de generación a generación. Pero, por suerte y poco a poco, los modelos de familia están cambiando, convirtiéndose en grupos más abiertos, más responsables con la gran labor que desempeñan en la construcción de sus miembros y, por tanto, liberando a los futuros ciudadanos de las grandes cargas históricas que reprimían y enfermaban al individuo.

Para Pichón Rivière, el ser humano se define como social a partir de la concepción del sujeto, que se va configurando en la trama compleja de los vínculos y en la red que se entreteje alrededor del mismo. Siempre se ha entendido que la Psicología Social es la psicología de los grupos y no es así: la Psicología Social, aun en el caso del menor de sus átomos, es el vínculo pero, también, es el sujeto en su mundo interno-externo y la forma en la que se constituye como tal en los diferentes procesos de interacción.

Estos apuntes sobre Psicología Social nos vienen muy bien para ratificar la importancia de trabajar desde los municipios y desde los grupos de pertenencia para que los cambios sean posibles. La Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son locales, están diseñados y son para las personas.

Los ODS no son grandes retos que no se van a poder realizar: son problemas de la vida cotidiana, de la vida de los municipios que hay que solucionar y que, en consecuencia, nos ayudarán a tener municipios más volcados con sus ciudadanos y ciudadanos más involucrados con sus políticos, que se centrarán en trabajar para y por las personas.

Por tanto, tenemos las herramientas y, entre muchas otras, está la Psicología Social, que nació en Estados Unidos gracias a aquellos científicos que se fueron huyendo de la Guerra Civil y buscando respuestas a las causas que motivaron este conflicto armado. Esta corriente fue tomando fuerza y consistencia en toda América pero, sin embargo, en los países europeos aún la consideran como una materia menor dentro de la Psicología, fruto de esa absurda manía europea de querer meter todo en compartimentos estancos.

En conclusión, si verdaderamente queremos que desastres como el del Amazonas, el de la listeriosis o el del Open Arms dejen de existir, tenemos que comenzar a compartir conocimientos y experiencias científicas que nos ayuden a llegar a los municipios y a sus personas (a sus ciudadanos) para que desde la interacción podamos cambiar los microespacios de pertenencia, convirtiendo esos pequeños gestos en grandes acciones con resultados efectivos desde y para las personas.

MERCEDES C. BELLOSO

DEPORTES - SANTAELLA DIGITAL

FIRMAS
Santaella Digital te escucha Escríbenos