:::: MENU ::::
EUSA

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA

CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

  • 27.5.22
Es normal, razonable y positivo que, a medida en que envejecemos, nos vayamos haciendo más sensibles a los peligros que corremos. En mi opinión, sin embargo, deberíamos distinguir los temores moderados y los miedos incontrolados, esos que nos impiden vivir de una manera suficientemente tranquila.


Los que seguimos atentamente las informaciones de los medios de información, los comentarios de los críticos y las declaraciones de los políticos corremos el riesgo de sucumbir a la ansiedad, al desasosiego y al desvelo, esas emociones negativas que turban la necesaria tranquilidad para, simplemente seguir viviendo.

Estoy de acuerdo en que, para defendernos de los miedos –un arma utilizada por los que aspiran a alcanzar o a mantenerse en el poder– es importante que nos informemos, pero también que, además, analicemos los mensajes que contienen y reflexionemos sobre sus explícitas intenciones.

Para evitar que las personas o los grupos políticos, económicos, sociales y religiosos nos asusten con sus amenazantes augurios, no tenemos más remedio que, en la medida de lo posible, aplicar el sentido crítico a sus, a veces, alarmantes mensajes.

Como primer paso, empecemos por desconfiar de quienes solo anuncian ruinas, solo pronostican pobreza, solo prevén desastres, y, en especial, de quienes solo alientan el temor al mundo, el miedo a la modernidad y el terror al infierno.

Con realismo, miremos el mundo de una forma más amable y comprensiva, y abordemos los problemas con serenidad: “Ni el mundo es tan malo como nos imaginamos, ni nosotros tan buenos como nos creemos”. Admitiendo que algunas conductas son perversas y denigran la condición humana, tomemos conciencia de lo que pasa, utilicemos la cabeza, desarrollemos la inteligencia y apliquemos la razón. Busquemos procedimientos para controlar esos temores irracionales con el fin de evitar que se conviertan en miedos paralizantes.

El miedo, ese estremecimiento incontrolado por lo que todavía no ha pasado y quizás nunca pasará, ese vértigo originado por la oscuridad ante el abismo de lo extraño, de lo insólito y de lo desconocido, solo se alivia por la presencia reconfortante, estimulante y consoladora de las personas próximas, de los seres queridos, de los familiares y de los amigos. No confundamos, por favor, el miedo con la cobardía.

JOSÉ ANTONIO HERNÁNDEZ GUERRERO
  • 27.5.22
La investigación interna que ha llevado a cabo el Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba para conocer las circunstancias en las que se produjo el fallecimiento de Ángel Romero Márquez, el vecino de Santaella que sufrió un infarto en la madrugada del pasado viernes y que terminó falleciendo, ha determinado que el equipo médico solo tardó nueve minutos en llegar al domicilio del paciente desde la activación del protocolo de emergencia.


Tal y como detallaron a Santaella Digital los propios familiares de la víctima, los hechos tuvieron lugar en torno a las 4.30 de la madrugada del pasado viernes, cuando Ángel Romero Márquez pidió llamar al consultorio de la localidad para solicitar asistencia médica ante lo que parecía ser un infarto de miocardio.

"Cinco llamadas después" y ante la "imposibilidad de contactar con el centro médico", la familia optó por llamar al servicio de emergencias 112 para solicitar que enviaran una ambulancia hasta su domicilio. En ese sentido, los familiares aseguran que la asistencia médica se demoró "más de 25 minutos", tal y como consta en una denuncia interpuesta en el Juzgado de Paz de Santaella, de modo que los facultativos médicos no pudieron hacer nada por salvar la vida del hombre.

Tras lamentar el fallecimiento de la víctima y transmitir sus condolencias a sus familiares, el director-gerente del Área Sanitaria Sur, Pedro Castro, detalló ayer que la activación de la ambulancia medicalizada se produjo a las 4.47 de la madrugada y, ocho minutos más tarde, llegó al consultorio, donde ya se encontraba preparado el equipo médico para desplazarse hasta la vivienda de Ángel Romero, situada a escasos 300 metros del consultorio.

“El equipo completo llegó al domicilio del paciente a las 4.56, esto es, nueve minutos después desde la activación de los recursos sanitarios”, aseguró ayer Pedro Castro, quien recordó que el teléfono del centro de salud de Santaella cuenta, a partir de las 15.00 de la tarde, con una locución grabada que informa de los teléfonos a los que los usuarios deben llamar en caso de emergencia.

“Se trata de un teléfono que, en ese horario, no da señal dentro del consultorio y, por tanto, no es posible que los profesionales que allí trabajan puedan atender las llamadas”, precisó el director-gerente del Área Sanitaria Sur, quien hizo hincapié en que “la manera más rápida para que cualquier usuario pueda recibir asistencia de emergencia es llamando al 061”.

Con respecto a las valoraciones de la familia de Ángel Romero, que ha venido lamentando que la ambulancia de urgencias no se encontrara en el centro de salud de Santaella "a pesar de estar de guardia 24 horas", Pedro Castro confirmó ayer que Santaella cuenta "las 24 horas del día" con una ambulancia de soporte vital básico. “Está disponible cuando se produce la activación del técnico, que siempre acude antes al centro de salud para recoger al equipo médico”, indicó.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: J.P. BELLIDO
  • 27.5.22
El hombre de 30 años que fue detenido este lunes acusado de asesinar a su pareja en el municipio cordobés de Montemayor ingresó ayer en prisión tras prestar declaración en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Montilla. Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) avanzaron que el juez le atribuye un delito de homicidio y de lesiones agravadas, por lo que decretó prisión provisional, comunicada y sin fianza para el detenido.


Tal y como adelantó ayer Europa Press, el joven está acusado de un delito de homicidio tras apuñalar presuntamente a su pareja, así como de otro delito de lesiones agravadas por las heridas causadas a un menor –primo del detenido– antes de emprender su huida hasta la provincia de Cuenca.

Tal y como ha venido informando Andalucía Digital, los hechos ocurrieron en la madrugada del pasado sábado cuando el hombre agredió presuntamente a su pareja sentimental con un arma blanca y, tras arrojarla desde el vehículo a la carretera, emprendió su huida del lugar de la agresión. La víctima falleció en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba.

Inmediatamente, la Guardia Civil de Córdoba inició una investigación para esclarecer los hechos, pudiendo averiguar que el posible autor era la pareja sentimental de la víctima, un hombre de 30 años que pernoctaba en una pequeña casa de campo situada a las afueras del casco urbano de Montemayor y que, tras cometer la agresión, había huido del lugar.


El avance de la investigación realizada permitió averiguar que el presunto autor podía haberse dirigido a una localidad de la provincia de Cuenca. Ante ello, los responsables de la investigación contactaron con la Guardia Civil de Cuenca ante la sospecha de que pudiera encontrarse en esta provincia, por lo que se activó un dispositivo cuyo resultado ha sido la localización y detención del presunto autor en el término de San Clemente, un municipio de apenas 7.000 habitantes situado en el suroeste de la provincia de Cuenca.

A su vez, la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba continúa la investigación de los hechos con la colaboración solicitada a otras Comandancias del Cuerpo hasta el completo esclarecimiento de lo sucedido, que ha causado una profunda conmoción en Montemayor, donde tuvo lugar una concentración silenciosa a las puertas del Ayuntamiento.

Por otro lado, Europa Press avanzó ayer que la subdelegada del Gobierno en Córdoba, Rafaela Valenzuela, anunció que se estaba trabajando en la repatriación del cadáver de la joven hasta Rumanía, de donde era originaria, toda vez que se ha facilitado al Consulado todos los datos de la víctima para que puedan contactar con la familia.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

  • 26.5.22
La doctora Laura Bautista, especialista del servicio de Reumatología del Hospital Quirónsalud Córdoba, ha sido galardonada con el premio nacional de la Sociedad Española de Reumatología en el 48 Congreso de esta sociedad al mejor trabajo sobre osteoporosis publicado en revistas de alto impacto en 2021. Se trata de un estudio en el que se ha evaluado la densidad mineral ósea de un total de 182 pacientes diagnosticados de espondiloartritis axial.


La osteoporosis es la enfermedad ósea más frecuente caracterizada por una masa ósea baja y un deterioro de la microarquitectura del tejido óseo, que conlleva un aumento de la fragilidad del hueso y una mayor susceptibilidad a padecer fracturas ante un traumatismo de baja intensidad, apareciendo con mayor frecuencia en vértebras, muñeca, cadera y húmero.

Esta enfermedad afecta en España a 3,5 millones de personas, siendo el factor de riesgo más importante para sufrir una fractura y responsable de la mayor parte de las fracturas que se producen después de los 50 años, lo que da lugar a una elevada morbimortalidad y pérdida significativa de calidad de vida.

Las espondiloartritis corresponden a un grupo heterogéneo de enfermedades reumáticas que afectan al esqueleto axial (columna vertebral, articulaciones sacroilíacas) y a las articulaciones periféricas.

Durante el curso clínico de la enfermedad, los pacientes con espondiloartritis también pueden padecer otros trastornos clínicos, conocidos como comorbilidades es decir, manifestaciones clínicas que aparecen como consecuencia de una actividad inflamatoria persistente o debido al tratamiento de la enfermedad. Una comorbilidad destacada en estos pacientes es la osteoporosis, siendo la comorbilidad más frecuente en paciente de espondiloartritis, con una prevalencia global del 13,4%.

El estudio de la doctora Bautistaha mostrado que un 36 por ciento de los pacientes con espondiloartritis axial tiene una densidad mineral ósea baja en cadera total o cuello femoral, siendo los factores más importantes asociados a esta disminución de la densidad mineral ósea tener una edad más joven y la presencia de sacroilitis.

El servicio de Reumatología del Hospital Quirónsalud Córdoba, dirigido por el doctor Manuel Romero, cuenta con una amplia cartera de servicios destinada a mejorar la calidad de vida de los pacientes con enfermedades reumáticas, incluyendo unidades como la de artrosis de rodilla, reumatología pediátrica, y osteoporosis.

Quirónsalud en Andalucía

El Grupo Hospitalario Quirónsalud cuenta en la actualidad en Andalucía con siete centros hospitalarios situados en las ciudades de Málaga, Marbella, Los Barrios (Cádiz), dos en Sevilla, Córdoba y Huelva, además de 17 centros médicos de especialidades y diagnóstico y un hospital de día quirúrgico, que lo posicionan como líder hospitalario privado de esta comunidad autónoma.

Quirónsalud es el grupo hospitalario líder en España y, junto con su matriz Fresenius-Helios, también en Europa. Cuenta con más de 40.000 profesionales en más de 125 centros sanitarios, entre los que se encuentran 47 hospitales que ofrecen cerca 7.000 camas hospitalarias.



Dispone de la tecnología más avanzada y de un gran equipo de profesionales altamente especializados y de prestigio internacional. Entre sus centros, se encuentran el Centro Médico Teknon, Ruber Internacional, Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, Fundación Jiménez Díaz, Hospital Quirónsalud Barcelona, Hospital Universitario Dexeus, Policlínica de Gipuzkoa, etc.

El Grupo trabaja en la promoción de la docencia (ocho de sus hospitales son universitarios) y la investigación médico-científica (cuenta con el Instituto de Investigación Sanitaria de la FJD, único centro investigador privado acreditado por la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación).

Asimismo, su servicio asistencial está organizado en unidades y redes transversales que permiten optimizar la experiencia acumulada en los distintos centros y la traslación clínica de sus investigaciones.

Actualmente, Quirónsalud está desarrollando más de 1.600 proyectos de investigación en toda España y muchos de sus centros realizan en este ámbito una labor puntera, siendo pioneros en diferentes especialidades como oncología, cardiología, endocrinología, ginecología y neurología, entre otras.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 26.5.22
La figura de Teodora, esposa de Justiniano y Emperatriz de Bizancio durante el siglo VI d. J., ha sido objeto de versiones muy diferentes por parte de las fuentes históricas. “Varios ojos, varias versiones. Así es la historia”, asegura Nasica en la novela que nos ocupa. Pero la historia también puede quedar enriquecida por la mirada del artista: probablemente la imagen que mejor recordamos de Teodora es la representada –junto con sus servidores– en los mosaicos de San Vital de Rávena.


A ella sumamos ahora la que nos presenta Jesús Maeso de la Torre en su última novela: a la hija del domador de osos cuya infancia, dominada por la miseria, nada hacía presagiar su futuro como la poderosa Emperatriz que llegó a ser Teodora, “la crisálida de Bizancio”, libre y valiente, dotada de especiales cualidades para el ejercicio del gobierno –fue decisiva la influencia que ejerció sobre su esposo–, impulsó medidas en favor de los más humildes y, de manera especial, de las mujeres.

Rasgos y actitudes que hacen de ella una mujer adelantada a su tiempo en un mundo dominado por los hombres. Por todo ello fue tan admirada como envidiada; tan querida como odiada, sobre todo por quienes no podían admitir que una mujer decidiera por sí misma, ejerciera tanto poder y rechazara someterse a las imposiciones de un varón.

La novela de Jesús Maeso no se limita a biografiar la figura histórica de Teodora: la estructura circular de la obra nos plantea una intriga que habrá de resolverse –y de complicarse– a lo largo de la narración. Durante el multitudinario entierro de la Emperatriz, alguien entrega precipitadamente a un alto dignatario de la Corte una bolsa que contiene un libelo difamatorio contra la pareja imperial, donde queda en entredicho el recto proceder de Teodora. Para contrarrestar su pernicioso efecto, el receptor del libelo, Flavio Nasica, decide escribir “La crónica verdadera de la Crisálida”, al tiempo que desarrollará numerosas pesquisas para hallar al autor del libelo.

Del narrador omnisciente en el Proemio pasamos al narrador autobiográfico, Flavio Nasica, natural de Gades, robado y emasculado por unos piratas, vendido como esclavo y posteriormente manumitido, amigo y confidente de la difunta Emperatriz, a quien conoció desde niña y acompañó a lo largo de una azarosa existencia marcada por numerosos altibajos hasta convertirse en la Emperatriz consorte de Bizancio. Se trata de dos vidas paralelas, curtidas en el sufrimiento pero cuyo afán de superación y apoyo mutuo acaba encumbrándolos.

Novela histórica, sí, pero que incluye además otras modalidades del género: es también novela de personajes (reales y ficticios), novela de aventuras, libro de viajes, novela de espionaje (con elementos de verdadero thriller)…

Maeso de la Torre nos presenta un Imperio Romano de Oriente –y en concreto su capital, Constantinopla– como un complejo mundo de contrastes, habitado por gentes de diversa procedencia, en el que luchan los bandos Verde y Azul, en donde los ritos paganos y el culto a los dioses conviven con el cristianismo y, dentro de esta doctrina, se enfrentan las corrientes monofisita y ortodoxa.

Y en medio de este caos emerge la irresistible figura de Teodora (“don de Dios”) cuya vida se configura como una montaña rusa con caídas y ascensos que se encadenan sin cesar, que la hacen objeto de admiración profunda pero también de odios enconados.

Teodora es –ya lo hemos dicho– “la Crisálida de Bizancio”: así la llaman el fiel Nasica y sus más íntimos. Su trayectoria vital representa a la perfección la asombrosa metamorfosis que, en la naturaleza, sufre la larva hasta transformarse en una esplendorosa mariposa de alas doradas.

Jesús Maeso es escrupulosamente fiel a la Historia (no se olvide su condición de historiador), y como tal actúa en esta novela, pero se vale de las fuentes históricas como punto de partida para configurar una complicada pero muy atractiva trama en la que los personajes –históricos y ficticios– cobran vida propia a lo largo de una narración impecable, ágil e intensa, trazada con pulso firme, en la que también consigue que el lector tenga un papel muy activo que lo lleva a participar en la acción: puede tomar partido por unos personajes y rechazar a otros, recorrer con ellos los mismos caminos y adentrarse en los lugares en que transcurre la obra guiado por las minuciosas descripciones que nos transmiten todo tipo de sensaciones y sentimientos. Su mirada de creador –de novelista– se hace eco de esas otras miradas de la historia y a partir de ella configura una imagen enriquecida de Teodora, de su tiempo.

Ficción, no historia, pero que impulsa también a los lectores a contemplar la del Imperio Romano de Oriente y a Teodora –la enigmática “Crisálida de Bizancio”– desde esa perspectiva pluridimensional que nos ofrece en su última novela Jesús Maeso de la Torre.

Ficha técnica

Título: Teodora, la crisálida de Bizancio.
Autor: Jesús Maeso de la Torre.
Edita: Harper Collins Ibérica. Colección Narrativa histórica.
Ciudad: Madrid.
Año: 2021.
ISBN: 978-84-9139-706-9.

MARÍA DEL CARMEN GARCÍA TEJERA
FOTOGRAFÍA: JESÚS MAESO

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - SANTAELLA DIGITAL


AYUNTAMIENTO DE SANTAELLA

DEPORTES - SANTAELLA DIGITAL

LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

FIRMAS
Santaella Digital te escucha Escríbenos