:::: MENU ::::
  • 28.6.20
La segunda sesión del Taller Formativo De Moriles hacia el Mundo, que se está celebrando a través de la plataforma de videoconferencias Zoom, ha reunido esta semana a cerca de 150 participantes, la mayoría de ellos profesionales del vino y winelovers procedentes de países como Perú, Argentina, México y, sobre todo, de casi todos los puntos de la geografía española.



"Si algo queda patente con la celebración de estas jornadas es el elevado interés de la comunidad del vino y de la población en general por recibir formación e información sobre los vinos de Moriles, ya que en solo cuatro días se han agotado las plazas y se han recibido numerosas solicitudes y peticiones para poder seguir la formación y participar en futuras ediciones", destacó Cristóbal Luque, enólogo y gerente de la Asociación de Bodegas de Moriles, entidad patrocinadora del evento.

El interés del alumnado se evidenció a lo largo de las dos horas de duración de la sesión verpertina, cuya primera conferencia se tituló Producir uva Pedro Ximénez de calidad con distintos modelos de cultivo, a cargo de Pilar Ramírez Pérez, coordinadora del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) de Cabra, cuyas explicaciones acerca de la versatilidad de la variedad autóctona de la zona fueron seguidas "casi con devoción" por parte de los asistentes, que alabaron la profundidad y la calidad de la información aportada por la ponente.

A continuación llegó el turno de David Osuna Fernández, ingeniero agrónomo de la cooperativa San Jerónimo, que abordó la singularidad del “terruño” de Moriles y de su importancia como una de las señas de identidad que, por su aspecto blanquecino propio de la caliza, denominó como “la Toscana Blanca Andaluza”.

El Taller Formativo De Moriles hacia el Mundo continuará este próximo miércoles 1 de julio con la ponencia De la magia del campo al lagar: cómo nace un Moriles Altos, a cargo de Miguel Luque Hidalgo, asesor de vinos en Lagar de Hoyos y Lagar de Benavides y otros, que continuará con una cata sensorial de vinos de Moriles dirigida por Miguel Villa Cebrián, biólogo, enólogo y experto catador de vinos.

El taller celebrará la última de sus sesiones el miércoles 8 de julio, con la conferencias La Venencia. Significado y arte, a cargo de Rafael Fernández Pérez, catador oficial del Consejo Regulador Montilla-Moriles y fundador de la Escuela de Venenciadores de Moriles. La sesión de clausura correrá a cargo de Francisco Zurera Aragón, Padrino de los Vinos Nuevos de Moriles 2019-2020.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ LUIS BAÑOS

DEPORTES - SANTAELLA DIGITAL

FIRMAS
Santaella Digital te escucha Escríbenos