:::: MENU ::::
Mostrando entradas con la etiqueta Montilla-Moriles. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Montilla-Moriles. Mostrar todas las entradas
  • 29.5.20
La Ruta del Vino Montilla-Moriles registró durante el pasado año 2019 un incremento de visitantes cercano al 30 por ciento. Así se desprende del informe anual sobre visitas a bodegas y museos del vino que elabora la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) y que sitúa en 31.796 el número de personas que pasaron por alguno de los municipios que conforman este producto turístico, una cifra que representa un aumento del 29,71 por ciento con respecto al número de visitantes que se registraron en 2018 (24.513) y del 42,12 por ciento con respecto a 2017 (cuando llegaron a la zona 17.249 turistas).



De las tres rutas que existen en Andalucía, la del Marco de Jerez es la que registra un mayor volumen de visitantes, con 568.997 en 2019, seguida de Montilla-Moriles, con 31.796, y Ronda, con 24.723. No obstante, a diferencia de los otros dos destinos, el que discurre por la Campiña cordobesa es el único que experimentó un incremento el pasado año, con respecto a los datos contabilizados en 2018.

"Actualmente, las visitas a bodegas suponen el 95 por ciento del total del número de visitantes que se registran en Montilla-Moriles, frente al 5 por ciento de visitas a museos", precisaron desde la Ruta del Vino, que en los últimos meses ha reforzado su trabajo para incorporar al proyecto otros museos de la comarca, "dado el gran interés mostrado por el turista en conocer nuestro patrimonio cultural e histórico".

Con todo, desde la propia Ruta del Vino, que preside el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, reconocen que "el informe relativo al año 2020 será mucho más complejo" como consecuencia de la pandemia por el coronavirus, que ha paralizado completamente la actividad enoturística en bodegas y lagares.

"Estamos a la espera de la publicación oficial de la Especificación Técnica del Instituto de Calidad Turística Española para la prevención del riesgo por Covid-19, que sería aplicable a las bodegas y lagares de la Ruta, que se enmarcan dentro de lo que se denomina turismo industrial", señaló Rafael Llamas, quien recalcó que "mientras tanto estamos trabajando para restablecer la normalidad lo más pronto posible y que, de este modo, el sector del vino y del enoturismo comience a recuperarse".

Para el presidente de la Ruta, "el vino representa una gran oportunidad para potenciar el turismo en toda la zona Montilla-Moriles y no podemos desaprovecharla". En ese sentido, Rafael Llamas hizo hincapié en que "el futuro de todos los municipios que conforman este proyecto pasa inexcusablemente por el futuro del vino, aunque maridado o vinculado con su patrimonio histórico y cultural y con las empresas que generan riqueza en nuestro territorio".

Un proyecto que recorre 17 municipios

La Ruta del Vino Montilla-Moriles discurre por el sur de la provincia de Córdoba y atraviesa 17 municipios: Aguilar de la Frontera, Baena, Cabra, Córdoba, Fernán Núñez, Espejo, La Rambla, Lucena, Montemayor, Montilla, Moriles, Montalbán, Monturque, Castro del Río, Doña Mencía, Santaella y Puente Genil.

Según el informe de Acevin, el proyecto cuenta con casi una veintena de entidades miembro que ofrecen 44 servicios enoturísticos, entre los que destacan alojamientos (hoteles, hostales y alojamientos rurales), restaurantes, tabernas, bodegas, lagares, enotiendas, tonelerías y alfarerías, entre otros.

"La Ruta del Vino es el soporte y el vehículo donde nuestro potencial y nuestros valores van unidos de la mano; es fundamental la divulgación de la ruta porque hará que seamos capaces de mejorar", destacó Rafael Llamas, para quien "trabajar en la Ruta es trabajar por nuestros empresarios y por el desarrollo económico y la creación de empleo".

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 19.5.20
El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles trasladó ayer las necesidades y demandas del sector "más inmediatas" a la presidenta del Instituto Provincial de Desarrollo Económico (Iprodeco), Dolores Amo, durante el transcurso de un encuentro telemático con los representantes de las Denominaciones de Origen de la provincia para "tratar de afrontar, de la mejor manera posible, el futuro más inmediato".



En este encuentro, la también vicepresidenta primera de la Diputación de Córdoba se comprometió a recoger las distintas propuestas e iniciativas que estos organismos le vayan haciendo llegar, a través de un grupo de trabajo que se creará a tal efecto, y a "adoptar las medidas necesarias para ponerlas en marcha e ir recuperando poco a poco la actividad".

“Es fundamental que sigamos poniendo todo nuestro empeño en recobrar la normalidad y que la economía de nuestra provincia sufra lo menos posible las consecuencias de esta crisis”, resaltó Amo. La diputada recalcó que, para ello, “hemos de apoyar a nuestras denominaciones de Origen y éstas han de ser, ahora más que nunca, nuestras principales aliadas en la promoción de la excelencia y calidad de los productos de nuestra provincia, de todo ese potencial que atesoramos”.

En este sentido, la presidenta de Iprodeco les transmitió que “la institución provincial pondrá a su disposición los recursos necesarios y se adoptarán las medidas pertinentes para que la reactivación económica de nuestra provincia sea una realidad”. Para ello, apuntó Amo, “destinaremos la inversión prevista para las distintas ferias nacionales, que no se han podido celebrar, a aquellas actividades e iniciativas que nos planteen las distintas denominaciones de cara al futuro”.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)

  • 18.5.20
"Hay que dar prioridad absoluta al control de mildiu en mayo, sobre todo mientras continúen los chubascos intermitentes y la temperatura sea inferior a 30 grados". Así de rotundo se ha expresado el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles que, en su último boletín del Aula de Viticultura, alerta de la aparición de nuevas manchas del 20 al 26 mayo próximos si los viticultores no toman las medidas de protección adecuadas.



Las lluvias que se registraron en la Campiña cordobesa en la segunda quincena de abril generaron algunas manchas con pelusa de mildiu, una epidemia vegetal que afecta a las vides especialmente durante la primavera y cuyos primeros síntomas se detectaron el pasado 1 de abril en una finca del término municipal de La Rambla, originada probablemente por las precipitaciones que tuvieron lugar entre los pasados 21 y 23 de marzo.

A juicio de los expertos, las últimas lluvias que se registraron la semana pasada darán pie a una nueva infección que será visible, según las primeras estimaciones, a partir de este miércoles, cuando aparecerán las primeras manchas en las hojas de algunas vides, mientras que "los racimos presentarán los síntomas varios días después", tal y como detalló la responsable del Aula de Viticultura, Ángela Portero.

La estrategia que el Aula de Viticultura ha diseñado para tratar de controlar la expansión del mildiu por los viñedos del marco varía con respecto a la situación de cada parcela aunque, en todos los casos, los técnicos recomiendan tratar los viñedos "antes de que aparezcan las nuevas manchas y antes de cada lluvia".

De este modo, para las parcelas que se encuentran desprotegidas frente a la epidemia –porque su tratamiento haya cumplido ya el plazo para el que fue prescrito–, los expertos recomiendan "tratar inmediatamente, dos o tres días antes de la contaminación, con sistémicos de acción parada". Por su parte, para las fincas protegidas, los técnicos del Consejo Regulador sugieren repetir el tratamiento con sistémicos o sistémicos-penetrantes.

Conocido en otras regiones como añublo o mildeo, este hongo parásito originario de América puede ocasionar daños devastadores en todos los órganos de la planta si el clima le favorece. De esta forma, representa una de las enfermedades criptogámicas más peligrosas y de las más temidas por los viticultores porque, cuando la infección es grande, puede devastar toda la producción de una zona vitivinícola.

En los últimos años, y gracias a la constante labor del Aula de Viticultura del Consejo Regulador y al aliciente que representan para los viticultores de la zona los premios en metálico de los que está dotado el Concurso “Pedro Cabezuelo”, el mildiu solo afecta un porcentaje relativamente bajo de los viñedos de la DOP Montilla-Moriles.

Generalmente, los agricultores de Montemayor son los primeros en dar la alerta cada año en la zona Montilla-Moriles, al contar con viñedos en terrenos arenosos, donde la brotación es más temprana. Con todo, el pasado año, los primeros síntomas de esta epidemia vegetal se detectaron el 25 de abril en las inmediaciones de la finca La Rentilla, en la Sierra de Montilla, y cerca de la Fuente de El Cañuelo de Montemayor.

Una vez que se detecta la primera mancha, se debe evitar arrancar la hoja afectada de la cepa, alertando de inmediato al Aula de Viticultura del Consejo Regulador, a través del correo atria@montillamoriles.es o en el teléfono 680 216 567.

Una vez verificada la infección, el Aula de Viticultura del Consejo Regulador da la voz de alarma y, en caso de que sea necesario –porque se prevean lluvias inminentes o porque el mildiu esté muy extendido– los viticultores pueden empezar a aplicar los tratamientos correspondientes, a base de productos penetrantes y sistémicos que actúan incluso cuando la enfermedad se ha hecho presente en la planta.

De esta forma, a los viñedos afectados se les pueden aplicar tratamientos a base de cobre que, además de ofrecer buenos resultados, tienen un coste relativamente bajo. No obstante, si la infección es mayor, es recomendable acudir a productos sistémicos, con lo que el tratamiento se encarece considerablemente.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: J.P. BELLIDO (ARCHIVO)

  • 17.5.20
Bodegas Navarro, santo y seña de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, acaba de inaugurar su nueva tienda 'online' en la que, además de encontrar sus vinos y vinagres más emblemáticos –muchos de los cuales atesoran premios en certámenes nacionales e internacionales–, pueden adquirirse dos nuevos productos con los que la centenaria firma había previsto dar la bienvenida al Mayo cordobés.





De este modo, además de la nueva frasca de jarabe de botica que contiene el arrope gourmet Secreto del Chef, Bodegas Navarro ha presentado en sociedad su PX Exvoto, un vino dulce joven de pasas que conecta perfectamente con el espíritu innovador de esta bodega que busca acercar sus vinos al público más joven.

De hecho, el pasado mes de febrero, Bodegas Navarro lanzó al mercado su última apuesta por acercar la tradición vitivinícola del marco Montilla-Moriles a las nuevas tendencias de consumo: Flor de los Patios, un vino blanco elaborado con uvas de la variedad baladí-verdejo que ofrece la esencia de este patrimonio inmaterial de la Humanidad marcado por la belleza que se esconde en los patios de bodegas y lagares andaluces, donde las flores y el vino se entremezclan para ofrecer el mejor deleite para los sentidos.

Una nueva apuesta que, como señalaron Miguel Jesús y Javier Herrador Veredas, actuales responsables de Bodegas Navarro, pretende poner en valor conceptos tan propios de Andalucía como son las flores y los patios, con un producto elaborado con una variedad propia de la Sierra de Montilla y que recoge en un vino de acento cordobés, esta esencia tan propia de Andalucía.

Flor de los Patios es un vino afrutado, seco, con notas salinas, que se elabora con una variedad habitual en la Sierra de Montilla y que ya era recogida por Rojas Clemente en su estudio de 1813 sobre vides andaluzas, tal y como explica Miguel Herrador sobre un vino que, por sus características, está especialmente elaborado para ser disfrutado junto a una gastronomía que apueste por la innovación, sin apartar la mirada de lo clásico.





Un producto único que, además, pone el broche de oro al proyecto Las tres mujeres iniciado por esta firma de la DOP Montilla-Moriles y que engloba las tres nuevas marcas de Bodegas Navarro: Pilycrim, conocido por Pily; el verdejo joven Flor de los Patios, Flor; y el vermú La Solé, que busca atraer a nuevos consumidores por medio de sabores, aromas y matices presentados en envases con un formato y una imagen más atractiva.

"La mujer es la imagen de estos vinos, pero también es esa seña de identidad de la transformación que quiere favorecer Bodegas Navarro dentro del sector, porque la mujer es una gran defensora del vino y, además, son las nuevas consumidoras de los vinos que rotan: dulces, semidulces, verdejos...", subrayó Miguel Jesús Herrador, quien aseguró que la apuesta realizada por Bodegas Navarro por abrir los vinos de Montilla-Moriles a un nuevo público no solo ha atraído a nuevas generaciones sino que, además, "ha recuperado a consumidores de antaño que se han adaptado a los nuevos tiempos".

Promociones, sorteos y regalos

La nueva tienda 'online' de Bodegas Navarro no se limita exclusivamente a ofrecer de manera cómoda sus vinos y vinagres más reconocidos. Tal y como detalla Miguel Jesús Herrador, "la idea es hacer promociones, sorteos y regalos en las mismas fechas que deberíamos estar en ferias y fiestas y que, como consecuencia de la alerta sanitaria por el coronavirus, se han debido suspender o aplazar".





De igual modo, la web incorporará en los próximos días un apartado de merchandising, en el que se podrán adquirir copas y catavinos exclusivos o, incluso, personalizar camisetas con los diseños de Pilycrim, La Solé o Flor de los Patios.

Una bodega centenaria

Bodegas Navarro es la segunda firma más antigua del marco Montilla-Moriles. Fundada en 1830 y con una trayectoria avalada por innumerables galardones, a mediados de la pasada década de los noventa fue adquirida por la familia Herrador Veredas que, en su tercera generación, ha apostado por rejuvenecer su excepcional carta de vinos y, de paso, la propia empresa que, en la actualidad, emplea a una docena de personas con una media de edad que roza los 30 años.

Hoy por hoy, la firma está presente en una veintena de países gracias a una amplia selección de vinos como el Fino Andalucía 1957, el Palecream o el Vino de Misa, productos gourmet como su vino Solera Fundación 1830 o sus vinagres o la nueva línea de vermús, en la que sobresale el prestigioso Premium Rosso Vermouth.

J.P. BELLIDO / I. TÉLLEZ
FOTOGRAFÍAS: I. TÉLLEZ / J.P. BELLIDO
  • 11.5.20
Al margen de la alerta sanitaria por el coronavirus, el año 2020 ya había arrancado sembrando la incertidumbre entre los bodegueros y cooperativistas del marco Montilla-Moriles. «Los aranceles al vino que impuso Donald Trump o los efectos del Brexit en nuestras exportaciones suponían una gran amenaza», recuerda Miguel Jesús Herrador, responsable de Bodegas Navarro, quien sentencia que «lo que nadie podía imaginar es que un nuevo virus, el Covid-19, fuera capaz de modificar de manera drástica nuestros hábitos sociales y que llevara aparejado el cierre de los establecimientos de hostelería y la cancelación de nuestras ferias y fiestas populares».



En ese sentido, el responsable de Bodegas Navarro subraya que «somos una sociedad que suele consumir en bares y restaurantes mucho más que en los hogares», de ahí que el canal Horeca suponga para esta firma cuyas instalaciones se sitúan en el corazón del Barrio de El Gran Capitán de Montilla más de un 40 por ciento del consumo total.

«Por si fuera poco, se ha producido una paralización de la exportación y de las ventas a través de intermediarios, manteniéndose únicamente las operaciones a través de Internet, que apenas suponen un 3 o un 4 por ciento de nuestro volumen total de negocio», lamenta.

En parecidos términos se manifiesta Santiago Jiménez, del Lagar Los Raigones, enclavado en la Sierra de Montilla, quien espera que «cuanto antes volvamos a una cierta normalidad» y «se permita, aunque con restricciones, la apertura de los bares en España», ya que, a su juicio, «el precio que va a pagar el sector comercializador por este Estado de alarma es demasiado grande y, quizás, inasumible».

El gerente de la Asociación de Bodegas de Moriles, Cristóbal Luque, reconoce asimismo que «lo peor de lo que está pasando en torno al sector del vino es la incertidumbre que genera esta situación, pues dificulta planificar acciones a medio y largo plazo». A pesar de todo, Luque defiende la necesidad de «reinventarse» para «adaptarse a cada situación» y poner en práctica nuevas formas de venta.

«Vamos a aprovechar las redes sociales para seguir estando presentes entre los amantes del buen vino», señala Cristóbal Luque, quien asevera que «toda crisis genera oportunidades y la Asociación de Bodegas de Moriles va a aprovecharlas para compartir recursos y unificar procesos que, en condiciones normales, tardaríamos años en llevar a la práctica».

Vuelta a la normalidad

El presidente del Grupo Pérez Barquero, Rafael Córdoba, pone el foco de atención en los países que «tienen más controlada la pandemia» y que, llegado el momento, les permitiría «normalizar antes la situación» y «regularizar el mercado exterior e intracomunitario que, para nosotros, es fundamental».

No en vano, el Grupo Pérez Barquero computaba a fecha 30 de marzo un descenso en las ventas al exterior del 30 por ciento que, en la actualidad, podría alcanzar el 50 por ciento. «Lo mismo ocurre en el mercado nacional, ya que depende mucho de cuál sea el destino final de nuestros vinos, si lineales de alimentación o el canal Horeca», comenta Rafael Córdoba, quien lamenta también la «paralización de interesantes negociaciones en curso» y la supresión de ferias comerciales que representan un extraordinario escaparate para los vinos de la zona Montilla-Moriles. «El temor real es que se mantengan e incluso se incrementen las restricciones actuales», sentencia.

A tan solo 20 kilómetros de Montilla, en Moriles, el gerente de su asociación de bodegas reconoce que «la situación es inédita y de consecuencias desconocidas». Para Cristóbal Luque, «lo primero es preservar la salud de todos» pero recalca que «a nadie se le escapa que el nivel de ventas del sector en Montilla-Moriles es ahora delicado».

Por ello, el colectivo estudia la forma de «minimizar el impacto negativo en las cuentas de resultados» y, desde hace semanas, planifican «acciones de colaboración también inéditas entre nuestras bodegas» para tratar de minimizar los inconvenientes. «En Moriles estamos más unidos que nunca», destaca.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 7.5.20
La localidad cordobesa de Montilla acogerá la vigésimo primera edición del Premio Internacional de Vinos Ecológicos (EcoRacimo), un certamen organizado conjuntamente por la Asociación Valor Ecológico (Ecovalia), en colaboración con la Diputación de Córdoba y el Ayuntamiento de Montilla. Así lo han anunciado sus promotores, que han confirmado que "el certamen internacional de vinos ecológicos no faltará a su cita en este 2020 a pesar de las circunstancias", de manera que "se celebrará tan pronto como la situación lo permita".



De este modo, los organizadores de estos premios han consensuado la modificación del calendario inicial de este certamen y todavía están "pendientes de concretar" las fechas para el envío de muestras y para la propia celebración del evento, que se viene desarrollando en los últimos años en el castillo de El Gran Capitán. No obstante, se mantiene abierto el plazo de inscripción para las bodegas participantes.

Tal y como destacó el presidente de Ecovalia, Álvaro Barrera, "la promoción de los vinos ecológicos es una labor que hacemos en Ecovalia desde nuestros inicios pero que, en situaciones como las que estamos viviendo, hay que intensificar aún más si cabe para poner de manifiesto el excelente trabajo de los viticultores y bodegueros ecológicos".

"EcoRacimo situará a Montilla, un año más, como referente de la cultura del vino pero, además, con el valor añadido de la sostenibilidad, algo que debe exportarse al exterior", destacó el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, sobre un proyecto que, como apuntó, pretende favorecer el consumo de estos vinos entre los jóvenes y, de este modo, impulsar el desarrollo de un sector que "sigue siendo fundamental para la economía local".

Por su parte, Francisco Ángel Sánchez, diputado provincial de Agricultura, resaltó que "más aún en circunstancias como las que están transcurriendo, debemos apostar por nuestro sector agroalimentario como esencial para nuestra economía y mantenimiento del medio rural" A juicio del responsable de Agricultura de la Diputación, "el sector del vino ecológico es clave en este sentido, por lo que las entidades organizadoras de EcoRacimo debemos hacer un esfuerzo extra este año y asegurar la continuidad del concurso".

La dirección técnica del Premio Internacional de Vinos Ecológicos (EcoRacimo) volverá a correr a cargo de la enóloga Rocío Márquez, mientras que la coordinación general del concurso la vuelve a asumir Ecovalia.

El concurso, que contará con la participación de catadores nacionales e internacionales, otorgará, dentro de cada categoría (vinos tranquilos, blancos, rosados y tintos, vinos de aguja, vinos espumosos, vinos de licor y vinos de uvas sobremaduras), los galardones EcoRacimo Gran Oro (a los que obtengan 100-93 puntos); EcoRacimo de Oro (92-88 puntos) y EcoRacimo de Plata (87-83 puntos). Además, se concederá el Premio Especial Diputación de Córdoba y el Premio EcoRacimo de Oro a una personalidad destacada del ámbito cultural, enológico, gastronómico o económico.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 5.5.20
La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible publicó ayer en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) la nueva orden que regula las ayudas para la reestructuración y reconversión de viñedo incluidas en el Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola Español para el marco 2019-2023.



La convocatoria 2021 cuenta con un presupuesto global para toda Andalucía de tres millones de euros e incorpora, entre otras novedades, una revisión de los procedimientos para la concesión de las ayudas. La modificación de estos mecanismos contribuirá a agilizar los trámites de resolución de las subvenciones con el fin de acortar el tiempo que transcurre desde la petición de los incentivos hasta que los beneficiarios obtienen los recursos económicos que les corresponden.

Las bases reguladoras recogen que el plazo para presentar las solicitudes comenzará hoy pero, dada la especial situación declarada en España para luchar contra la expansión del Covid-19, "este período se extenderá durante 20 días laborales a partir de la jornada posterior a la finalización del Estado de alarma", tal y como han detallado desde la Junta.

Con la tramitación de estas ayudas, cofinanciadas por el Fondo Europeo Agrícola de Garantía (Feaga), la Junta de Andalucía continúa respaldando e impulsando el desarrollo de las explotaciones vitícolas de la Comunidad Autónoma a través de la diversificación de su estructura varietal, la adaptación de la producción a la demanda de los mercados y la mejora de la estructura productiva de las explotaciones. Con este fin, la Administración pública apoya proyectos dirigidos a modernizar las plantaciones y transformar el viñedo al sistema de espaldera.

Con respecto a la cuantía máxima de los incentivos, las ayudas podrán elevarse hasta el 50 por ciento de la inversión total realizada por cada viticultor. Al igual que el año pasado, en esta convocatoria será puntuable el criterio de prioridad para aquellas explotaciones agrarias inscritas en el Registro de Titularidad Compartida de Explotaciones Agrarias de Andalucía, integrado dentro del Registro de Explotaciones Agrarias y Forestales de Andalucía (Reafa).

La presentación de las solicitudes se realizará exclusivamente de forma telemática a través del apartado de la página web de la Junta de Andalucía dedicado a la tramitación de este tipo de servicios.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

  • 4.5.20
La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha mantenido una reunión con representantes del sector vitivinícola de toda Andalucía para analizar la situación generada por el Covid-19 y cómo ha afectado a la producción y a la comercialización. En el marco Montilla-Moriles, tal y como avanzó este periódico, la actividad ha descendido en un 80 por ciento, toda vez que las exportaciones de vinos a futuro y las actividades vinculadas al enoturismo están "completamente paralizadas", al igual que las ventas directas en bodega.



"Nuestro sector depende en un 73 por ciento de la comercialización en hoteles, restaurantes y cafeterías de ámbito nacional, mientras que el 27 por ciento restante está vinculado principalmente a la distribución y a la exportación, aunque también de forma mayoritaria con destino al sector Horeca", explicó a Andalucía Digital el presidente del Consejo Regulador, Javier Martín, quien detalló que apenas un 15 por ciento de las bodegas de la zona Montilla-Moriles –las de mayor renombre– tiene algo más diversificado su negocio. "La distribución en tiendas de alimentación y en grandes superficies les está salvando de una situación parecida a la que padecen las bodegas más pequeñas, dependientes del comercio de proximidad y de las ventas en Córdoba y provincia", aclaró.

Por todo ello, el Gobierno andaluz se ha comprometido a explorar la medida 5 del Programa de Desarrollo Rural (PDR), que hace referencia a la reconstrucción del potencial de producción agrícola dañado por desastres naturales y catástrofes e implantación de medidas preventivas adecuadas, para analizar la posibilidad de conceder algún tipo de ayuda al sector.

"Se trata de posibilitar las inversiones necesarias para restaurar el potencial de producción, por ello la consejería va a evaluar otros fondos europeos para buscar la vía de arbitrar ayudas de las que se puedan beneficiar los productores de vino", resaltan desde el Ejecutivo autonómico.

Fruto de este encuentro, Junta y representantes del sector vitivinícola han coincidido en la necesidad de que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación pida a Bruselas que retome el diálogo con Rusia para tratar de reabrir el mercado a los productos agroalimentarios europeos, como medida para paliar el impacto del coronavirus sobre el sector.

Y, sobre todo, que desde el Gobierno de España "se continúe presionando" a la Unión Europea (UE) para acabar con los aranceles intensificando las conversaciones diplomáticas, para solucionar los conflictos generados por el Brexit ahora más que nunca y para abrir mercados internacionales emergentes como el chino, todo ellos sin renunciar al principio de Preferencia Comunitaria para favorecer las producciones propias y potenciar la promoción.

La destilación como mecanismo de mercado

Por otro lado, desde la Consejería se va a responder a la consulta realizada por el ministro Luis Planas a las comunidades autónomas durante la última Conferencia Sectorial de Agricultura sobre el mecanismo de regulación de mercado preferente en el sector del vino. Andalucía se decanta por la destilación para su uso en los productos tradicionales como son los vinos fuertes, es decir, la destilación de alcohol para uso de boca, frente al corte en verde o el almacenamiento.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 2.5.20
Córdoba en Mayo. Así se denomina la acción conjunta que han promovido cinco bodegas y lagares de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles con el objetivo de festejar el Mayo cordobés con una selección de vinos representativos de la zona. De este modo, Bodegas Doblas, Bodegas El Monte, Bodegas Robles, Cooperativa San Acacio y Lagar de Los Raigones se han propuesto "llevar a las casas de toda España, y por un momento, la experiencia del Mayo en Córdoba".



Para ello, las bodegas participantes –de Montemayor, Montilla y Moriles– han seleccionado dos vinos en rama, un vino de tinaja, un vino dulce Pedro Ximénez y un verdejo ecológico que incluyen, a modo de regalo, dos catavinos conmemorativos y unos farolillos para evocar uno de los símbolos más característicos del Mayo cordobés.

"Más que nunca, es el momento de acompañarnos", resaltan los promotores de la campaña, que defienden que "es absolutamente necesario que todos y cada uno saquemos lo mejor de nosotros mismos y trabajemos más unidos que nunca".

En ese sentido, los impulsores de Córdoba en Mayo resaltan que "las bodegas y lagares de Montilla-Moriles han comprendido la necesidad de esta colaboración y han querido mostrarlo con la unión de sus vinos y un programa de catas y conversaciones cruzadas que se programarán a lo largo del mes de mayo".



Las personas interesadas en disfrutar del pack Córdoba en Mayo, deben acceder a este enlace y pulsar sobre el icono "Añadir al carrito". Por solo 39,00 euros (portes incluidos), recibirán una botella de Fino Cebolla de Bodegas El Monte; una de fino en rama sin filtrar de Bodegas Doblas, una botella de fino de tinaja de Los Raigones; otra de vino dulce Pedro Ximénez Alamis de Cooperativa San Acacio; y una botella de Piedra Luenga Verdejo ecológico de Bodegas Robles. El lote incluye, además, dos catavinos conmemorativos y tres farolillos.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 28.4.20
El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles ha instado a los viticultores a tratar sus viñedos para tratar de controlar la expansión del mildium, una epidemia vegetal que afecta a las vides especialmente durante la primavera y cuyos primeros síntomas se detectaron el pasado 1 de abril en una finca del término municipal de La Rambla, originada probablemente por las lluvias que se registraron en la zona entre los pasados 21 y 23 de marzo.



"Hay que tener las viñas muy bien protegidas antes de la floración o cernido y hasta después del cuajado, sobre todo mientras continúen los chubascos intermitentes y la temperatura sea inferior a 30 grados", apuntó la responsable del Aula de Viticultura, Ángela Portero, quien se mostró convencida de que "aparecerán nuevas manchas del 30 abril al 7 mayo como consecuencia de las lluvias registradas en la zona entre el 15 y el 25 de abril".

La estrategia que el Aula de Viticultura ha diseñado para tratar de controlar la expansión del mildium por los viñedos del marco varía con respecto a la situación de cada parcela aunque, en todos los casos, los técnicos recomiendan "tratar los viñedos antes de que aparezcan las nuevas manchas".

De este modo, para las parcelas que presenten manchas, se recomienda "tratar inmediatamente con sistémicos de acción parada y erradicantes", mientras que para las viñas adelantadas en la floración y que no presentan ninguna mancha de mildium se propone "tratar según la persistencia de producto anterior con sistémicos, penetrantes y fija ceras".

"Para el caso de las viñas muy atrasadas hay que protegerlas en un periodo tan sensible como es el de la floración y cuando la vegetación está más tierna, mientras que en los viñedos ecológicos solo se pueden utilizar productos de contacto autorizados, aunque se puede tratar con aplicaciones intermitentes próximas a dosis media, en lugar de dosis altas y tratamientos más espaciados, siempre según las especificaciones del producto", indican desde el Aula de Viticultura.

Conocido en otras regiones como añublo o mildeo, este hongo parásito originario de América puede ocasionar daños devastadores en todos los órganos de la planta si el clima le favorece. De esta forma, representa una de las enfermedades criptogámicas más peligrosas y de las más temidas por los viticultores porque, cuando la infección es grande, puede devastar toda la producción de una zona vitivinícola.

En los últimos años, y gracias a la constante labor del Aula de Viticultura del Consejo Regulador y al aliciente que representan para los viticultores de la zona los premios en metálico de los que está dotado el Concurso “Pedro Cabezuelo”, el mildium solo afecta un porcentaje relativamente bajo de los viñedos de la DOP Montilla-Moriles.

Generalmente, los agricultores de Montemayor son los primeros en dar la alerta cada año en la zona Montilla-Moriles, al contar con viñedos en terrenos arenosos, donde la brotación es más temprana. Con todo, el pasado año, los primeros síntomas de esta epidemia vegetal se detectaron el 25 de abril en las inmediaciones de la finca La Rentilla, en la Sierra de Montilla, y cerca de la Fuente de El Cañuelo de Montemayor.

Una vez que se detecta la primera mancha, se debe evitar arrancar la hoja afectada de la cepa, alertando de inmediato al Aula de Viticultura del Consejo Regulador, a través del correo atria@montillamoriles.es o en el teléfono 680 216 567.

Una vez verificada la infección, el Aula de Viticultura del Consejo Regulador da la voz de alarma y, en caso de que sea necesario –porque se prevean lluvias inminentes o porque el mildium esté muy extendido– los viticultores pueden empezar a aplicar los tratamientos correspondientes, a base de productos penetrantes y sistémicos que actúan incluso cuando la enfermedad se ha hecho presente en la planta.

De esta forma, a los viñedos afectados se les pueden aplicar tratamientos a base de cobre que, además de ofrecer buenos resultados, tienen un coste relativamente bajo. No obstante, si la infección es mayor, es recomendable acudir a productos sistémicos, con lo que el tratamiento se encarece considerablemente.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: AULA DE VITICULTURA (ARCHIVO)

  • 23.4.20
Los perniciosos efectos que está teniendo sobre la economía global la alerta sanitaria por el coronavirus parecen cebarse especialmente con el sector del vino de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles. La clausura de bares, tabernas y restaurantes en todo el territorio nacional, así como la suspensión de todos los eventos festivos que, hasta ahora, suponían un escaparate ideal para la comarca vitivinícola cordobesa, han puesto en jaque a bodegueros, cooperativistas y viticultores que, además, están viendo peligrar sus viñedos por la acción de los conejos.



«Nuestro sector depende en un 73 por ciento de la comercialización en hoteles, restaurantes y cafeterías de ámbito nacional, mientras que el 27 por ciento restante está vinculado principalmente a la distribución y a la exportación, aunque también de forma mayoritaria con destino al sector Horeca», explica a Andalucía Digital el presidente del Consejo Regulador, Javier Martín.

Los datos son devastadores. A falta de revisar las cifras de comercialización correspondientes al mes de marzo, la actividad en el marco Montilla-Moriles ha descendido en un 80 por ciento, toda vez que las exportaciones de vinos a futuro y las actividades vinculadas al enoturismo están «completamente paralizadas», al igual que las ventas directas en bodega.

Tal y como detalla Javier Martín, apenas un 15 por ciento de las bodegas de la zona Montilla-Moriles –las de mayor renombre– tiene algo más diversificado su negocio. «La distribución en tiendas de alimentación y en grandes superficies les está salvando de una situación parecida a la que padecen las bodegas más pequeñas, dependientes del comercio de proximidad y de las ventas en Córdoba y provincia», aclara.

Con todo, el presidente del Grupo Pérez Barquero, Rafael Córdoba, reconoce que desde la declaración del Estado de alarma el pasado 14 de marzo, se ha experimentado un «ligero incremento de ventas en los vinos más económicos», así como de «productos de gama media-alta» a través de Internet. «En los pueblos pequeños, donde el representante o distribuidor cuenta con una tienda, se mantiene aún un pequeño porcentaje de consumo», detalla.



A pesar de ello, Rafael Córdoba califica de «drástica» la caída que Montilla-Moriles está sufriendo en dos de sus principales líneas de negocio: la distribución de vinos a través del canal Horeca y el enoturismo. «La situación se ha visto agravada, además, por las fechas en las que se ha decretado el Estado de alarma, a la entrada de la primavera, con la Semana Santa, la Cata, los Patios y las Cruces de por medio, al igual que muchas ferias, romerías y eventos familiares como bodas y comuniones», destaca.

Ello ha llevado a algunas firmas a explorar nuevas fórmulas para acercar sus vinos a los consumidores sin salir de casa. Es el caso de Bodegas Robles, referente de la producción ecológica en Andalucía, que en las últimas semanas está desarrollando iniciativas a través de las redes sociales y su tienda online como presentaciones de productos, catas dirigidas y conferencias.

«Nos encontramos en una situación a la que debemos sobreponernos con ingenio y con acciones que sirvan para el futuro, una vez que salgamos de esta crisis sanitaria», apunta el gerente de la firma, Francisco Robles, quien se muestra convencido de que «será más fácil y rápido si salimos todos juntos: bodegas, agricultores, cooperativas y hosteleros».

El e-commerce también se está planteando como alternativa para los lagares de la Sierra de Montilla y para las cooperativas. Así lo explica Juan Antonio Aguilar, gerente de San Acacio de Montemayor, quien hace hincapié en el contraste entre las ventas en hostelería –que «están a cero», según afirma– y las que se registran en supermercados, grandes superficies y tiendas online –que «han aumentado considerablemente»–.

«En Bodegas San Acacio hemos sufrido una bajada de ventas de vino envasado de más del 60 por ciento y, para intentar amortiguar esta caída, estamos promocionando la venta online y el reparto a domicilio de nuestros vinos», afirma Juan Antonio Aguilar, quien se muestra confiado en que «la apertura de bares y restaurantes no se demore demasiado» y que parte de los eventos festivos de la primavera «puedan trasladarse a otras fechas».

No obstante, Francisco Fernández, gerente de cooperativa La Unión de Montilla –una entidad que, desde hace años, realiza la mayor vendimia de toda Andalucía–, subraya que «Montilla-Moriles no es solo la Cata, las ferias o la primavera: es algo más o, al menos, debería serlo».



Sin embargo, Miguel Jesús Herrador, responsable de Bodegas Navarro, hace hincapié en que los eventos festivos que tienen lugar cada año entre marzo y junio «representan, junto a la campaña de Navidad, el mayor cifrado de ventas para Montilla-Moriles», de ahí que se muestre confiado en «una vuelta a la normalidad relativamente rápida», aunque atisba una «pérdida neta» que «no vamos a poder compensar el resto del año».

Más escéptico y más crítico con la acción del Gobierno se muestra Santiago Jiménez, del Lagar Los Raigones, enclavado en la Sierra de Montilla, para quien si el Ejecutivo de Pedro Sánchez no aprueba «ayudas importantes e inmediatas» para el sector de la viña y el vino de Montilla-Moriles, «es muy probable que muchos profesionales tengan que abandonar, ya que el cultivo de la vid y la crianza de los vinos serán deficitarios».

Para Jiménez, «ahora más que nunca necesitamos políticos responsables que dejen las bonitas palabras y la demagogia a un lado y se impliquen a fondo, poniendo en marcha medidas urgentes y efectivas que hagan posible el sustento de tantos puestos de trabajo que generan el sector de la viña y el vino en Montilla-Moriles».

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 18.4.20
Bajo el lema Quédate en casa, la firma Bodegas Robles, santo y seña de la producción ecológica en Andalucía y referente de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, promoverá la próxima semana un brindis virtual a través de Meet y de Instagram por la XXXVII Cata del Vino Montilla-Moriles, uno de los eventos que sirven para inaugurar el Mayo festivo en Córdoba y que, este año, como consecuencia de la alerta sanitaria por el coronavirus, ha tenido que posponerse.



La idea surgió a raíz de un mensaje que Jesús Guerrero, gerente de Casa Mazal –dos restaurantes de comida sefardí situados en plena Judería cordobesa–, le hizo llegar a Francisco Robles. "La semana que viene es la Cata del Vino y se ha anulado. ¿Por qué no preparas una botella y una copa y brindamos desde casa?", le planteó.

Dicho y hecho. Bodegas Robles ha aceptado el reto y ha decidido brindar también este año por el vino, por la Cata y por Córdoba. "Esperamos de corazón que todo salga bien y que pronto nos encontraremos de nuevo", afirma Francisco Robles, que ha preparado una edición especial de sus vinos y un programa que reunirá a verdaderos referentes de la gastronomía y de la enología "para vernos virtualmente y brindar, otro año más, por la vida".

La propuesta XXXVII Cata del Vino Montilla-Moriles. Quédate en casa ofrece dos opciones y, en ambos casos, se incluyen dos copas conmemorativas de esta edición especial. La primera opción gira en torno al Piedra Luenga Fino, un vino ecológico que ha envejecido en bota durante dos años bajo un velo flor compuesto por las levaduras criadas en el viñedo de Villargallegos, a las afueras de Santaella.

La segunda opción, que también incorpora como regalo las dos copas conmemorativas, permitirá catar el  VRMT. Receta andalusí, elaborado con la ayuda del chef Paco Morales, que atesora dos estrellas Michelín. El vermú se macera con diez de plantas aromáticas presentes en el viñedo ecológico de Bodegas Robles, "en un intento por trasladar al producto la experiencia completa de las vides, protegidas durante buena parte del año por un manto de lavanda, amapolas, romero, tréboles y plantas silvestres", explica el responsable de la firma.



Tras un brindis inaugural que tendrá lugar a las 13.00 de la tarde del próximo miércoles 22 de abril, el perfil de Bodegas Robles en Instagram ofrecerá, a partir de las 13.30 de la tarde, una cata de vinos dirigida por Rocío Márquez, enóloga de Bodegas Robles, presidenta de la Asociación de Amigos Amantes del Vino y el Vinagre (Vinavin) y directora del Concurso Internacional de Vinos Ecológicos EcoRacimo.

Rocío Márquez estará acompañada por María Isabel Mijares, una de las personalidades más influyentes del mundo del vino. Directora y coordinadora de la Guía Campsa –luego Repsol– de los mejores vinos de España, ha sido presidenta y miembro del jurado de numerosos concursos enológicos en España, Bélgica, Francia o Sudamérica y atesora la Medalla de Oro al Mérito Vitivinícola otorgado por la Federación Española de Enólogos, así como la Medalla al Mérito Agrícola del Gobierno francés, entre otras distinciones.

Un día más tarde, el jueves 23 de abril, a las 13.30 de la tarde, el perfil de Bodegas Robles en Instagram ofrecerá una cata dirigida en la que volverá a participar Rocío Márquez, esta vez acompañada por Jonatan Armengol, el único periodista y crítico gastronómico invidente dedicado al mundo de la gastronomía desde hace mas de 15 años. Jurado en certámenes a nivel nacional e internacional, es experto catador de quesos, aceites, vinos y cócteles, además de director del programa A la Mesa, de Radio Intereconomía.

Por último, el programa que Bodegas Robles ha preparado para brindar por la XXXVII Cata del Vino Montilla-Moriles concluirá con una ponencia sobre los Vinos y la Hostelería post Covid-19 a cargo de Jesús Guerrero, gerente de Casa Mazal, y de Javier Campos, uno de los decanos de la hostelería y de la gastronomía cordobesa, que en la actualidad dirige la Ermita de la Candelaria Restaurante, además de estar al frente de la comisión del sector en la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO).

Una firma referente en España

La familia Robles se ha dedicado a la elaboración de vinos desde 1927. A finales de los años noventa, la tercera generación toma el relevo en la bodega e instaura el desarrollo sostenible como eje estratégico de la bodega. A partir de ese momento, se ponen en marcha diversos proyectos de investigación con el objeto de establecer los principios del manejo del viñedo ecológico con cubierta vegetal; la elaboración de vinos generosos ecológicos que expresen la identidad de la tierra y la variedad de la uva.



Desde finales del siglo XX, Bodegas Robles se ha caracterizado por su apuesta por un proceso ecológico, siendo a día de hoy la primera y única bodega con Denominación de Origen en Andalucía que produce vino ecológico certificado con manejos de cubierta vegetal en viñedos.

Este camino ha sido reconocido dos veces por el Ministerio de Medio Ambiente. Así,en el año 2006, Bodegas Robles recibió el premio como Mejor Empresa Productiva Ecológica en el Mercado Español; y en el año 2014, con el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica. A su vez, en los dos últimos años ha obtenido el Premio Enoturismo «Rutas del Vino de España» de manos de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) y del Instituto de Turismo de España (Turespaña) y uno de los Premios Andalucía de Agricultura y Pesca 2017, promovidos por la Junta de Andalucía.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)

  • 15.4.20
El Aula de Viticultura del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles ha dado la voz de alarma ante los daños que presentan algunos viñedos del marco vitivinícola como consecuencia de los conejos. En ese sentido, los técnicos recomiendan recorrer las parcelas, "tanto las de cabeza como las espalderas", y avisar al Coto de Caza correspondiente o a la cooperativa agrícola encargada de canalizar estas alertas, en caso de detectar daños.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Como "estrategia principal", el Consejo Regulador plantea "reducir las poblaciones de conejos en lugares concretos, con la caza controlada de acuerdo con las disposiciones legales" y, como "estrategia complementaria", sugieren cercar perimetralmente las parcelas pequeñas, siempre con la correspondiente autorización.

No obstante, para fincas de más extensión el máximo órgano de control de los vinos cordobeses plantea utilizar desde el mismo momento de la brotación repelentes químicos en las zonas de entrada a la viña, en el perímetro y en las cepas, que deberán mantenerse protegidas durante el periodo más sensible. Asimismo, el Consejo Regulador sugiere aplicar azufre de manera "muy temprana", repitiendo este tratamiento "varias veces".

Por su parte, la presidenta de la Mancomunidad de Municipios Campiña Sur Cordobesa, Francisca Carmona,  ha enviado un escrito a la delegada territorial de Agricultura de la Junta de Andalucía, Araceli Cabello, mediante el que traslada la "profunda preocupación de todo el sector agrícola de la comarca, ante la situación que se está viviendo debido al aumento de la población de conejos en la zona".

Según Carmona, "la situación de confinamiento está imposibilitando que los agricultores de la comarca puedan aplicar los tratamientos, así como realizar con normalidad las labores propias de esta época del año en las viñas de la comarca, a lo que se une la imposibilidad de llevar a cabo actividades de carácter cinegético, lo que ha propiciado que la población de conejos haya aumentado de manera descontrolada, con el lógico perjuicio que ello implica para el principal sector productivo de esta comarca".

La presidenta de la entidad supramunicipal ha señalado, además, que "si se tiene en cuenta la disminución de las ventas de vino de nuestras bodegas como consecuencia del Estado de alarma y las previsiones de una cosecha no muy abundante como consecuencia, a su vez, de las escasas lluvias registradas en estos últimos meses, el resultado no puede ser más desolador tanto para nuestros agricultores como para nuestros bodegueros”.

Francisca Carmona ha querido resaltar “la gravedad de esta situación”, un hecho que ha propiciado que desde la Mancomunidad se solicite a la Delegación de Agricultura “la adopción de medidas urgentes que eviten los daños que la población de conejos está causando en nuestras viñas y que, de no adoptarse en un breve plazo de tiempo, podríaN ser catastróficamente irreversibles, si es que no lo son ya”.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO
  • 9.4.20
"Cuidarnos mutuamente durante el confinamiento". Ese es el objetivo que se ha marcado la firma Bodegas Robles, santo y seña de la producción ecológica en Andalucía y de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, que ha lanzado el pack Quédate en casa para que cualquier persona, sin salir de su hogar, pueda adquirir fácilmente a través de Internet cinco extraordinarios vinos y el Vermut VRMT. Receta andalusí, elaborado con la ayuda del chef Paco Morales, que atesora dos estrellas Michelín.



Por solo 40,00 euros (portes e impuestos incluidos) se puede disfrutar de cinco vinos ecológicos de la marca Piedra Luenga: un verdejo, un fino, un tinto, un oloroso y un dulce Pedro Ximénez. Además, a modo de regalo, Bodegas Robles incluye una botella de su Vermut VRMT. Receta andalusí, que el pasado año fue galardonado con un Gran Oro, la más alta distinción del Certamen, en la cuarta edición de los Premios Internacionales ConVino, uno de los pocos certámenes nacionales que premia las mejores bebidas con base de vino.

El vermú se macera con diez de plantas aromáticas presentes en el viñedo ecológico de Bodegas Robles, "en un intento por trasladar al producto la experiencia completa de las vides, protegidas durante buena parte del año por un manto de lavanda, amapolas, romero, tréboles y plantas silvestres", explica el responsable de la firma, Francisco Robles, quien precisa que las personas interesadas en disfrutar del pack Quédate en casa de Bodegas Robles solo tienen que acceder a este enlace y pulsar sobre el botón "Añadir al carrito".

Una firma referente en España

La familia Robles se ha dedicado a la elaboración de vinos desde 1927. A finales de los años noventa, la tercera generación toma el relevo en la bodega e instaura el desarrollo sostenible como eje estratégico de la bodega. A partir de ese momento, se ponen en marcha diversos proyectos de investigación con el objeto de establecer los principios del manejo del viñedo ecológico con cubierta vegetal; la elaboración de vinos generosos ecológicos que expresen la identidad de la tierra y la variedad de la uva.



Desde finales del siglo XX, Bodegas Robles se ha caracterizado por su apuesta por un proceso ecológico, siendo a día de hoy la primera y única bodega con Denominación de Origen en Andalucía que produce vino ecológico certificado con manejos de cubierta vegetal en viñedos.

Este camino ha sido reconocido dos veces por el Ministerio de Medio Ambiente. Así,en el año 2006, Bodegas Robles recibió el premio como Mejor Empresa Productiva Ecológica en el Mercado Español; y en el año 2014, con el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica. A su vez, en los dos últimos años ha obtenido el Premio Enoturismo «Rutas del Vino de España» de manos de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) y del Instituto de Turismo de España (Turespaña) y uno de los Premios Andalucía de Agricultura y Pesca 2017, promovidos por la Junta de Andalucía.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)
  • 4.4.20
El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles alertó ayer de las primeras manchas de mildium en viñedos del marco vitivinícola cordobés. Según detalló el Aula de Viticultura en su boletín semanal, los primeros síntomas de esta epidemia vegetal –que afecta a las viñas especialmente durante la primavera– se detectaron este miércoles en una finca del término municipal de La Rambla, originada probablemente por las lluvias que se registraron en la zona entre los pasados 21 y 23 de marzo.



Además, las precipitaciones que tuvieron lugar en los dos últimos días del mes de marzo propiciaron que "las manchas crearan pelusa contaminante", por lo que se espera que la mayor incidencia de esta epidemia vegetal se manifieste entre los próximos 10 y 15 de abril.

Tal y como recomienda el Aula de Viticultura, "conviene tratar inmediatamente el mildiu con fitosanitarios penetrantes o sistémicos", mientras que solo deben emplearse productos sistémicos para el oidio, que es otra enfermedad endémica que todos los años se desarrolla con variable intensidad en los viñedos del marco Montilla-Moriles.

Conocido en otras regiones como añublo o mildeo, este hongo parásito originario de América puede ocasionar daños devastadores en todos los órganos de la planta si el clima le favorece. De esta forma, representa una de las enfermedades criptogámicas más peligrosas y de las más temidas por los viticultores porque, cuando la infección es grande, puede devastar toda la producción de una zona vitivinícola.

En los últimos años, y gracias a la constante labor del Aula de Viticultura del Consejo Regulador y al aliciente que representan para los viticultores de la zona los premios en metálico de los que está dotado el Concurso “Pedro Cabezuelo”, el mildium solo afecta un porcentaje relativamente bajo de los viñedos de la DOP Montilla-Moriles.

Generalmente, los agricultores de Montemayor son los primeros en dar la alerta cada año en la zona Montilla-Moriles, al contar con viñedos en terrenos arenosos, donde la brotación es más temprana. Con todo, el pasado año, los primeros síntomas de esta epidemia vegetal se detectaron el 25 de abril en las inmediaciones de la finca La Rentilla, en la Sierra de Montilla, y cerca de la Fuente de El Cañuelo de Montemayor.

Una vez que se detecta la primera mancha, se debe evitar arrancar la hoja afectada de la cepa, alertando de inmediato al Aula de Viticultura del Consejo Regulador, a través del correo atria@montillamoriles.es o en el teléfono 680 216 567.

Una vez verificada la infección, el Aula de Viticultura del Consejo Regulador da la voz de alarma y, en caso de que sea necesario –porque se prevean lluvias inminentes o porque el mildium esté muy extendido– los viticultores pueden empezar a aplicar los tratamientos correspondientes, a base de productos penetrantes y sistémicos que actúan incluso cuando la enfermedad se ha hecho presente en la planta.

De esta forma, a los viñedos afectados se les pueden aplicar tratamientos a base de cobre que, además de ofrecer buenos resultados, tienen un coste relativamente bajo. No obstante, si la infección es mayor, es recomendable acudir a productos sistémicos, con lo que el tratamiento se encarece considerablemente.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)

  • 16.3.20
El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles no baja la guardia frente a la oruga peluda, un lepidóptero que ataca a cultivos como las habas o la vid y que, de no atajarse a tiempo, es capaz de causar “auténticos estragos” en las plantaciones.



Tal y como explicó ayer a Andalucía Digital la responsable del Aula de Viticultura, Ángela Portero, "la incidencia de oruga peluda todavía es manifiesta en los pagos que presentan una brotación más tardía", aunque los ejemplares que aún son visibles en algunas viñas "están a punto de enterrarse" para afrontar los meses más calurosos.

Pese a los esfuerzos que se han llevado a cabo desde el Consejo Regulador –que periódicamente publica un boletín con información y consejos sobre tratamientos–, la incidencia de oruga peluda en la zona Montilla-Moriles "ha sido alta este año" y, de hecho, "ha habido daños en algunos pagos", tal y como reconoció Ángela Portero.

Los primeros nidos de oruga peluda se detectaron el pasado 20 de diciembre en parcelas sin labrar del marco Montilla-Moriles. Tal y como detalló la responsable del Aula de Viticultura, las temperaturas anormalmente altas que se han registrado en los dos primeros meses del año "han provocado un adelanto de la brotación en las viñas de unos 25 días", coincidiendo así con el ciclo vital más activo de las orugas. "Precisamente ese es el peligro", recalcó Portero. Y es que las orugas errantes se alimentan de las yemas principales, lo que obliga a la planta a brotar una yema secundaria que ya no presenta racimos, por lo que genera una importante pérdida de cosecha.

Por este motivo, el Consejo Regulador anima a los viticultores que detecten en sus viñedos las características telarañas que teje este lepidóptero a "seguir controlando sus vides, especialmente si presentan una brotación tardía", dado que es en marzo cuando alcanzan el tamaño suficiente para dispersarse por la viña, atacando las yemas recién brotadas.

Y es que, como insisten desde el Aula de Viticultura, “la presencia de telarañas en terrenos que no se labran es importante y las consecuencias para el viñedo pueden ser serias en el caso de que la brotación de las cepas se adelante y coincida con la diseminación de las orugas”, de ahí que se recomiende un control de las colonias de forma "localizada", siendo necesario tratar todo el viñedo únicamente cuando las orugas estén ya repartidas por todo el cultivo.

Las colonias de oruga peluda son capaces de recorrer hasta 300 metros de distancia, permitiendo que, al año siguiente, “estén separadas y no compitan por el alimento”. En los últimos estadios del desarrollo, las orugas errantes se alimentan vorazmente y son las que dañan el viñedo por lo que, en su caso, es preferible acometer la destrucción de las colonias cuando están agrupadas. “En este momento, el control es más económico y tiene un menor impacto ambiental”, añaden desde el Aula de Viticultura.

En ese sentido, los expertos recomiendan recorrer las lindes de las viñas y terrenos aledaños “en las mañanas con rocío”, dado que las telarañas adquieren un característico color blanquecino y brillante que facilita su localización. “Las colonias pueden destruirse con lamparillas o pisándolas, cuando aún son pequeñas, especialmente en viñedos ecológicos o en parcelas que tengan limitado el uso de productos químicos”, recalcan desde el máximo órgano de control de los vinos cordobeses.

Aunque pueden aplicarse insecticidas autorizados en terrenos sin labrar, lindes, bardales u olivares con cubierta vegetal, desde el Aula de Viticultura del Consejo Regulador advierten que los tratamientos generalizados en el viñedo pueden eliminar también los insectos auxiliares que controlan los focos de araña, de ahí que se suelan recomendar acciones “más selectivas” y “focalizadas”, centradas exclusivamente en la erradicación de la oruga peluda.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 11.3.20
La firma Bodegas Robles, pionera en la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles en la elaboración y crianza de vinos ecológicos, compartió ayer su experiencia de éxito en el cuarto Encuentro de Jóvenes organizado por la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja Córdoba), con la financiación del Instituto Municipal de Desarrollo Económico y Empleo (Imdeec).



La jornada fue inaugurada por el presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, quien destacó “la necesidad de apoyar a los jóvenes en una situación complicada que atraviesa el sector y en la que hace falta un refuerzo juvenil con nuevas ideas”. Por su parte, la presidenta del Imdeec, Blanca Torrent, subrayó también la apuesta firme por la agricultura y ganadería, “fundamental para la provincia, así como la apuesta por los jóvenes apostando por el relevo generacional”.

De otro lado, la delegada de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Araceli Cabello, insistió también en la apuesta de la Junta de Andalucía por el relevo generacional de ganaderos y agricultores, “muestra de coherencia con la política seguida hasta ahora para la creación de oportunidades en el mundo agrario”.

Cabello explicó que “las partidas presupuestarias destinadas a jóvenes pasaron de 30 a 75 millones de euros con el nuevo Gobierno”, y posteriormente se han incrementado en 7,2 millones de euros más para asegurar que todos los agricultores y ganaderos que cumplían los requisitos obtengan un impulso clave a su proyecto. “Además, habrá una nueva convocatoria de modernización de explotaciones esta primavera, apoyando y respaldando las incorporaciones al mundo agro”, sostuvo la delegada.

Finalmente, la directora general de Desarrollo Rural, Innovación y Política Forestal del Ministerio de Agricultura, Isabel Bombal, puso especial hincapié en la necesidad de fomentar actuaciones para atraer y retener el talento en las zonas rurales.

La primera conferencia corrió a cargo del presidente de Covap, Ricardo Delgado Vizcaíno, quien habló de la historia y recorrido de esta cooperativa de referencia en la provincia de Córdoba y que se fundó en el año 1959 en Pozoblanco, en Los Pedroches, zona donde se aglutina la producción ganadera y donde están la mayoría de las explotaciones de vacuno de leche de la provincia.



Posteriormente, tuvo lugar la mesa redonda Ejemplo de valor añadido en la agricultura, en la que participaron Acopinb, Bodegas Robles y Luque Ecológico. Acopinb es una asociación sin ánimo de lucro que integra a personas a través de la agricultura. Empezaron comercializando cajas de verdura a particulares y ahora ya venden su comercialización en supermercados.

Por su parte, Bodegas Robles, familia dedicada en Montilla a la elaboración de vinos desde 1927, subrayó su trayectoria a finales de los años noventa, cuando la tercera generación tomó relevo en la bodega, comprendiendo la necesidad de incorporar la viticultura ecológica. También, Luque Ecológico destacó su posición como referentes en el cultivo ecológico.

Una firma a la vanguardia de lo ecológico

La familia Robles se ha dedicado a la elaboración de vinos desde 1927. A finales de los años noventa, la tercera generación toma el relevo en la bodega e instaura el desarrollo sostenible como eje estratégico de la bodega. A partir de ese momento, se ponen en marcha diversos proyectos de investigación con el objeto de establecer los principios del manejo del viñedo ecológico con cubierta vegetal; la elaboración de vinos generosos ecológicos que expresen la identidad de la tierra y la variedad de la uva.

Desde finales del siglo XX, Bodegas Robles se ha caracterizado por su apuesta por un proceso ecológico, siendo a día de hoy la primera y única bodega con Denominación de Origen en Andalucía que produce vino ecológico certificado con manejos de cubierta vegetal en viñedos.

Este camino ha sido reconocido dos veces por el Ministerio de Medio Ambiente. Así,en el año 2006, Bodegas Robles recibió el premio como Mejor Empresa Productiva Ecológica en el Mercado Español; y en el año 2014, con el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica. A su vez, en los dos últimos años ha obtenido el Premio Enoturismo «Rutas del Vino de España» de manos de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) y del Instituto de Turismo de España (Turespaña) y uno de los Premios Andalucía de Agricultura y Pesca 2017, promovidos por la Junta de Andalucía.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO

  • 9.3.20
Un equipo de investigación perteneciente al grupo Derivados de la Uva de la Universidad de Sevilla, junto con el Instituto de la Grasa adscrito al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Copenhague (Dinamarca), ha logrado aplicar una metodología que analiza muestras y emplea la nariz humana como detector y permite evaluar la calidad del vinagre de vino a través del aroma.



En efecto, la nueva técnica es capaz de determinar qué olores y atributos caracterizan a cada tipo de vinagre de vino y, con esa información, se puede evaluar y establecer indicadores que verifiquen la calidad de este producto en función de su olor.

En este estudio, las expertas identificaron un total de 103 compuestos aromáticos en las muestras analizadas de vinagres de vino españoles con Denominación de Origen Protegida (DOP). De éstas, se seleccionaron 69 como odorantes de impacto, que son los aromas que destacan en una muestra y contribuyen en gran medida al aroma global, dado que "sirven como indicador y factor diferenciador".

Según Rocío Ríos, investigadora de la Universidad de Sevilla y coautora del estudio Characterization of the aroma profile and key odorants of the Spanish PDO wine vinegars, publicado en la revista Food Chemistry, el equipo de investigación ha utilizado la combinación de técnicas analíticas y sensoriales.

"Las primeras permiten identificar los aromas presentes en una muestra de vinagre", señaló Ríos, quien añadió que, tras el análisis y una vez establecidos los diferentes compuestos que determinan el olor, "estos se agrupan en distintas familias (lácteo, herbáceo, químico) y se seleccionan los odorantes de impacto".

La técnica sensorial es un proceso que implica la presencia de un investigador experto, que debe ‘catar’ los aromas que van ascendiendo por una parte de la máquina. "Son noventa minutos en los que se debe ir describiendo con rapidez a qué y con qué intensidad huele cada compuesto", detalló Rocío Ríos, quien resaltó que el objetivo final es el de "poder establecer posibles marcadores de calidad y autenticidad de estos vinagres andaluces".



Con todo, la investigación destaca por su aplicabilidad. Según Raquel Callejón, integrante del equipo, "se puede trasladar la metodología a otras matrices alimentarias" y, además, aseguró que "estas técnicas permitirían a los fabricantes personalizar y encontrar nuevos métodos de producción, detener el proceso de envejecimiento cuando el vinagre alcance los indicadores olfativos que garanticen su calidad e incluso adaptar los atributos del producto a las preferencias del consumidor".

El estudio ha sido financiado a través de un Proyecto de Excelencia de la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad de la Junta de Andalucía para Jóvenes Investigadores, liderado por la investigadora Raquel Callejón, y en el que participaban los tres Consejos Reguladores, la Universidad de Copenhague, el Instituto de la Grasa y la Universidad de Sevilla.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA PRINCIPAL: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

  • 6.3.20
La labor de difusión de los "valores" del marco Montilla-Moriles que viene desarrollando la Ruta del Vino será reconocida este fin de semana durante el acto de inauguración de la IV Cata del Vino de Cabra, que se desarrollará a partir de las 12.00 del mediodía de mañana en el Centro de Apoyo al Desarrollo, la Innovación y el Emprendimiento (ADIE), situado junto al Recinto Ferial de La Tejera.



Las actividades comenzarán mañana, a las 12.00 del mediodía, con el acto inaugural, en el que se llevará a cabo el homenaje a la Ruta del Vino Montilla-Moriles "por su trayectoria y su labor en promocionar el turismo del vino", tal y como destacó la organización, que ha querido reconocer este proyecto que busca difundir los recursos territoriales, naturales y culturales de todos los municipios que conforman la Ruta.

En la actualidad, la Ruta del Vino Montilla-Moriles atraviesa 14 municipios: Aguilar de la Frontera, Córdoba, Fernán Núñez, La Rambla, Lucena, Montemayor, Montilla, Moriles, Montalbán, Monturque, Castro del Río, Doña Mencía, Santaella y Puente Genil. Además, la iniciativa aglutina a casi 60 empresas de la comarca, entre bodegas, lagares, tabernas, enotecas, restaurantes, hoteles, alojamientos rurales, comercios especializados y agencias de viajes.

Con motivo de este acto de reconocimiento, este próximo domingo 8 de marzo volverá a fletarse el Bus Ruta del Vino Montilla-Moriles, que permitirá disfrutar de la IV Cata del Vino de Cabra, así como de una visita guiada por la localidad, que recorrerá el Museo de la Pasión, el Museo Arqueológico, el Barrio de la Villa o el Castillo de los Condes de Cabra, entre otros enclaves.

El bus partirá desde la Estación de Autobuses de Montilla, con dirección a Cabra, a las 9.00 de la mañana del domingo 8 de marzo y, a las 9.30, desde el Bar Avenida en Aguilar de la Frontera. La hora prevista para el regreso serán las 18.00 de la tarde, una vez se clausure la cuarta edición de la Cata del Vino.

Como adelanto del evento y como representación de los vinos que se podrán degustar durante el fin de semana, esta tarde se llevará a cabo una cata dirigida en el Círculo de la Amistad de Cabra, que contará con la colaboración del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

  • 28.2.20
La centenaria firma Bodegas Navarro, santo y seña de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, lanza hoy al mercado su última apuesta por acercar la tradición vitivinícola cordobesa a las nuevas tendencias de consumo: Flor de los Patios, un vino blanco elaborado con uvas de la variedad baladí-verdejo que ofrece la esencia de este patrimonio inmaterial de la Humanidad marcado por la belleza que se esconde en los patios de bodegas y lagares andaluces, donde las flores y el vino se entremezclan para ofrecer el mejor deleite para los sentidos.



Una nueva apuesta que, como señalaron Miguel y Javier Herrador Veredas, actuales responsables de Bodegas Navarro, pretende poner en valor conceptos tan propios de Andalucía como son las flores y los patios, con un producto elaborado con una variedad propia de la Sierra de Montilla y que recoge en un vino de acento cordobés, esta esencia tan propia de Andalucía.

Flor de los Patios es un vino afrutado, seco, con notas salinas, que se elabora con una variedad habitual en la Sierra de Montilla y que ya era recogida por Rojas Clemente en su estudio de 1813 sobre vides andaluzas, tal y como explica Miguel Herrador sobre un vino que, por sus características, está especialmente elaborado para ser disfrutado junto a una gastronomía que apueste por la innovación, sin apartar la mirada de lo clásico.



Un verdejo que aspira a convertirse en una marca que se vincule a la cultura cordobesa, al patrimonio de los patios y a la imagen fresca que se asocia a la primavera. "Creemos que Flor de los Patios permitirá exportar la marca de Córdoba de la mano de Bodegas Navarro", señalaron los hermanos Herrador Veredas sobre un vino que ya puede disfrutarse en establecimientos de Montilla como Restaurante Las Camachas, Barril de Oro, Restaurante Torres o El Rincón del Conde, así como en Descubre Córdoba en la capital cordobesa y en otros muchos establecimientos de las provincias de Jaén, Granada, Almería y Málaga.

Un producto único que, además, pone el broche de oro al proyecto Las tres mujeres iniciado por esta firma de la DOP Montilla-Moriles. Una iniciativa que engloba las tres nuevas marcas de Bodegas Navarro: Pilycrim, conocido por Pily; el verdejo joven Flor de los Patios, Flor; y el vermú La Solé, que busca atraer a nuevos consumidores por medio de sabores, aromas y matices presentados en envases con un formato y una imagen más atractiva.



"La mujer es la imagen de estos vinos, pero también es esa seña de identidad de la transformación que quiere favorecer Bodegas Navarro dentro del sector, porque la mujer es una gran defensora del vino y, además, son las nuevas consumidoras de los vinos que rotan: dulces, semidulces, verdejos...", subrayó Miguel Herrador, quien aseguró que la apuesta realizada por Bodegas Navarro por abrir los vinos de Montilla-Moriles a un nuevo público no solo ha atraído a nuevas generaciones sino que, además, "ha recuperado a consumidores de antaño que se han adaptado a los nuevos tiempos".

Una bodega centenaria

Bodegas Navarro es la segunda firma más antigua del marco Montilla-Moriles. Fundada en 1830 y con una trayectoria avalada por innumerables galardones, a mediados de la pasada década de los noventa fue adquirida por la familia Herrador Veredas que, en su tercera generación, ha apostado por rejuvenecer su excepcional carta de vinos y, de paso, la propia empresa que, en la actualidad, emplea a una docena de personas con una media de edad que roza los 30 años.



Hoy por hoy, la firma está presente en una veintena de países gracias a una amplia selección de vinos como el Fino Andalucía 1957, el Palecream o el Vino de Misa, productos gourmet como su vino Solera Fundación 1830 o sus vinagres o la nueva línea de vermús, en la que sobresale el prestigioso Premium Rosso Vermouth.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
REPORTAJE FOTOGRÁFICO: I. TÉLLEZ

DEPORTES - SANTAELLA DIGITAL

FIRMAS
Santaella Digital te escucha Escríbenos